X
medio ambiente >

La transferencia de Las Cañadas al Cabildo ya está “en la recta final”

   

DOMINGO NEGRÍN MORENO | Santa Cruz de Tenerife

La opinión “a título personal” de la viceconsejera de Medio Ambiente del Ejecutivo canario, Guacimara Medina (PSOE), no será un obstáculo para que el mecanismo de transferencia de la gestión de los parques nacionales isleños a los cabildos avance en los términos pactados. Es más, el proceso que afecta a Las Cañadas del Teide se encuentra “en la recta final”. Así lo dijo ayer el portavoz del Gobierno, Martín Marrero, tras la polémica generada por unas palabras en Teide Radio que fueron interpretadas como un ataque a la autonomía.

Las explicaciones de Medida han convencido a sus compañeros pese al desconcierto inicial. Que diga lo que piensa no significa que haga lo contrario de lo que le mandan. De hecho, Marrero resaltó en la rueda de prensa posterior a la reunión semanal del Consejo que la viceconsejera se ha implicado de manera decidida en las negociaciones para que el Parque Nacional del Teide sea controlado por la corporación insular.

“Los contactos se han intensificado y se ha avanzado bastante”, insistió el viceconsejero de Comunicación y Relaciones con los Medios. “Esto puede concluir en un plazo relativamente corto”, apostilló Marrero.

La postura oficial es “muy clara” a partir de la sentencia del Tribunal Constitucional, emitida el 4 de noviembre de 2004, en la que se establecía que la gestión de los parques nacionales son de “competencia exclusiva de las comunidades autónomas”.

La sensibilidad de Guacimara Medina coincide con el sentir de diversas organizaciones ecologistas, que habían expresado su “máxima preocupación ante la posibilidad de que la Red de Parques Nacionales pudiera quedar vaciada de contenido y se implantara un sistema donde cada comunidad autónoma actuara por separado”. Ese pronunciamiento supuso un “duro golpe”, del que aún se duele la exdiputada regional en coherencia con lo que ha sido su parecer.

PETICIONES DE DIMISIÓN POR UNA OPINIÓN

A Guacimara Medina le ha caído encima un diluvio de reproches. Mientras hay quien le concede la misma importancia que a una lluvia fina, el presidente del Cabildo de Tenerife provocó el primer chaparrón de la tormenta. “Si está en contra de lo que ha decidido el Ejecutivo, debería seguir el caminito del director general de Protección de la Naturaleza [José Fernández]”, tronó Carlos Alonso. Otro rayo vino de parte del parlamentario del PP Miguel Jorge Blanco.

La corriente Secundino Delgado de Coalición Canaria considera “totalmente inaceptable” e “impresentable” que la viceconsejera de Sostenibilidad crea que los parques nacionales estén mejor guarecidos bajo el paraguas de la Administración General del Estado, por lo que secunda la petición de la dimisión de Medina.