X
sociedad>

Más de 6.000 emigrantes canarios pueden perder la cobertura sanitaria

   
La limitación para los emigrantes en la Ley de la Seguridad Social entró en vigor el pasado 1 de enero. | DA

La limitación para los emigrantes en la Ley de la Seguridad Social entró en vigor el pasado 1 de enero. | DA

JOSÉ LUIS CÁMARA | Santa Cruz de Tenerife

Buscan en el extranjero la salida profesional que no encuentran en el Archipiélago. La mayoría son jóvenes de entre 25 y 35 años de edad, cualificados y sin cargas familiares. Buena parte de ellos, los 6.303 que dejaron las Islas el último año -según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) y del Censo Electoral de Españoles Residentes en el Extranjero (CERA)-, podrían quedarse ahora sin cobertura sanitaria en virtud de un impreciso texto legal puesto en marcha recientemente por el Gobierno del Partido Popular. En concreto, según publicó el BOE el pasado 26 de diciembre, el 1 de enero entró en vigor una limitación a la Ley General de la Seguridad Social, en virtud de la cual, y “a efectos del mantenimiento del derecho de las prestaciones sanitarias, se entenderá que el beneficiario de dichas prestaciones tiene su residencia habitual en España aún cuando haya tenido estancias en el extranjero, siempre que estas no superen los 90 días en cada año natural”.

Esta medida, según explican fuentes consulares, puede provocar que miles de canarios que residen en el exterior en estos momentos se vean afectados por la limitación de su cobertura sanitaria, si en algún momento deciden regresar a España. Es el caso del empresario tinerfeño Raúl Martos, que hace cuatro meses se marchó a Estados Unidos con el objetivo de hallar las oportunidades que le negaban en el Archipiélago. “Muchos de nosotros tememos quedarnos fuera del sistema sanitario y tener que acabar con un seguro privado en nuestro propio país”, denota Raúl, que asegura que conoce a muchos emigrantes como él que desconocen cuáles son las repercusiones de las medidas que está aprobando en este ámbito el Ejecutivo de Mariano Rajoy.

En la orilla opuesta, desde el Ministerio de Sanidad señalan que la nueva situación afectaría “solo a los parados de larga duración que hayan agotado la prestación o el subsidio por desempleo”, y recuerdan que hace un año se aprobó una modificación en la ley de presupuestos que limitaba la marcha al extranjero a los desempleados, lo que no evita que cientos de canarios en paro continúen saliendo fuera de la comunidad o del país en busca de un futuro mejor. En el departamento que dirige Ana Mato, no obstante, recalcan que el objetivo de todas las medidas que se están implementando es “racionalizar el gasto sanitario” y limitar la cobertura médica “de por vida” que gozaban hasta ahora los residentes en la Unión Europea que, después de trabajar un tiempo en España durante el boom de la construcción, sobre todo, regresaban a su país mientras que España tenía que seguir costeando allí su asistencia facultativa.

En enero de 2008, el año que se considera como el inicio de la crisis económica, residían fuera de España un total de 1.201.433 españoles mayores de 18 años, según datos del Censo Electoral de Españoles Residentes en el Extranjero. Más de cinco años después, cuando todavía azota la recesión y la falta de oportunidades laborales, esta cifra se eleva hasta 1.591.639; o, lo que es lo mismo, 390.206 españoles mayores de edad dejaron nuestro país el último lustro para residir fuera, por lo que podría afirmarse que han emigrado fuera de España para trabajar o acompañando a un familiar que ha cruzado la frontera por motivos laborales.

No en vano, según el último informe del CERA, 2013 se convirtió en otro periodo de diáspora, ya que un total de 82.306 trabajadores decidieron emprender una nueva andadura profesional fuera de nuestras fronteras, lo que representó un incremento del 5,5% con respecto al año anterior. Por comunidades autónomas, Canarias se situó por encima de la media nacional, con un aumento del 5,8%. Según dicho informe, es la undécima región donde más creció la emigración, hasta el punto de que ya son más de 115.000 los canarios que residen fuera del país.