X
Tribuna>

No más esperas – Por Carlos Alonso*

   

La situación que están viviendo los ciudadanos de Tenerife, sobre todo los enfermos del Norte que acuden a las urgencias del Hospital Universitario de Canarias merece pasar de la reflexión a la acción, de las palabras a los hechos. El Cabildo adoptó el viernes una decisión urgente que surge del compromiso de esta Corporación con nuestros ciudadanos, sobre todo cuando peor lo están pasando y sin duda es ahora uno de esos momentos. El hecho de emplear un millón de euros del Fondo de Contingencia para que el Gobierno de Canarias ponga en funcionamiento las urgencias del complejo hospitalario de Icod es una solución de emergencia ante una situación de emergencia.

Si decidimos meternos donde no nos llaman es precisamente porque no nos llaman, porque llevamos más de veinte días solicitando un encuentro para buscar soluciones y no nos dan respuestas. Decidimos adoptar esta decisión porque como presidente de Tenerife no puedo admitir más esperas, no estoy dispuesto a seguir esperando por una cita, ya son demasiados los que lamentablemente lo hacen en nuestro sistema sanitario.

Hay que enfrentarse a los problemas con coraje y no negar la evidencia. Los profesionales sanitarios han hecho pública esta situación y los enfermos que tienen que esperar hasta ocho horas por una valoración también. Esto son evidencias y no podemos mirar a otro lado escudándonos en hechos puntuales.

Debemos tomar decisiones y para ello mi interés en que se produzca ese encuentro con el presidente del Gobierno de Canarias y sus responsables de Hacienda, Sanidad y Asuntos Sociales. Ya el pasado mes de enero el Pleno del Cabildo acordaba la puesta en marcha de un Plan de Urgencias en Tenerife y seguimos reclamándolo. Me consta que hay escasez de recursos económicos. Madrid se ha dedicado durante los últimos años a machacar a Canarias a base de recortes y más recortes que nos han situado a la cabeza de las comunidades peor financiadas. Hasta el propio equipo de expertos economistas del Ministerio de Hacienda han tenido que admitir que los ciudadanos de las islas reciben unos 300 euros menos de lo que tendrían que recibir.

Eso está claro. Como lo está que el Gobierno canario ha hecho un esfuerzo tremendo por mantener los servicios esenciales como la Sanidad, la Educación y la Asistencia Social. Ahora bien, lo que no podemos es cerrar los ojos ante situaciones que desesperan a los ciudadanos y que preocupan a los profesionales sanitarios.

Cuando un alto cargo del Gobierno canario dice que los parques nacionales están mejor cuidados en las manos del Estado que en la de los cabildos de cada isla, me dan ganas de recordarle que nunca estuvieron mejor gestionados los hospitales que por los cabildos. Cuanto más cercano está un problema, más cercana están las soluciones y es ésta la institución más cercana al ciudadano que llega hasta donde otros no pueden.

El Cabildo de Tenerife históricamente ha estado con el ciudadano y ahora no podía ser menos. Desde esta corporación se impulsó la ejecución de los hospitales del Norte y Sur y ante el retraso en la apertura del hospital del Sur nos sentamos con el Gobierno de Canarias para poner a su disposición el Centro Sociosanitario para agilizar así su apertura. Ahora queremos volver a sentarnos y resolver esta grave situación. Con todo ello no busco la confrontación sino el diálogo necesario y urgente que demanda la sociedad para que al final las cosas sucedan.

Estoy seguro que si hacemos una lista de gastos encontraremos más de diez, más de cincuenta y más de cien temas menos importantes que dedicar más recursos a la asistencia sanitaria de nuestros ciudadanos. Se hace mucha demagogia con estos problemas, pero hay un fondo de verdad en que en situaciones extremas -y estamos viviendo un periodo muy difícil para muchas familias- hay que cambiar el orden de las prioridades.

*PRESIDENTE DEL CABILDO DE TENERIFE