X
tribuna > Ignacio González Santiago

La ministra que vino de turismo – Por Ignacio González Santiago

   

La ministra de Turismo, perdón de Empleo, Fátima Báñez, del PP, bajó a Canarias, como dicen los godos, para un simulacro de salvamento marítimo. Sin embargo, no tuvo tiempo para reunirse con la consejera de Empleo del Gobierno de Canarias, aunque nuestra comunidad sea la que tiene más paro de toda España. Para más inri, la ilustre y despistada turista declaró sin ruborizarse que nos quería dejar un mensaje de confianza y alegría a los canarios, porque las políticas de Mariano Rajoy están dando buenos resultados en Canarias. Los casi 400.000 canarios y canarias en paro merecen más respeto y que la ministra del ramo no les vacile. El Gobierno central decidió unilateralmente cargarse el Plan Integral de Empleo de Canarias, el PIEC, dotado con 42 millones de euros anuales desde que Aznar, también del PP, lo dotó por primera vez en 1997, hasta que Rajoy, ese al que se refiere la ministra que trata tan bien a Canarias, lo redujo primero a 10 millones de euros, el 70%, en 2013, y luego lo eliminó completamente este año, sin dar ninguna explicación. La Báñez si se reunió con la gente de su partido, el PP, e incluso invitó, al parecer en una de las marisquerías más caras de Gran Canaria a una treintena de afiliados, aunque el periodista Carlos Sosa destapó la pretendida bacanal y la frustró. La ministra debe pedir perdón a los canarios por este clamoroso desplante y por comportarse como una goda enterada que bajó a las islas de turismo y a mandarse una mariscada, por supuesto con cargo al presupuesto oficial. Y por intentar vacilarnos encima, diciéndonos que las políticas de Rajoy están dando buenos resultados en Canarias, cuando enero cerró con dos mil parados más. La culpa no la tiene sólo ella, sino quien le pidió que no se reuniera con la consejera de Empleo de Canarias, y ése, me temo que fue Soria, que sigue en una guerra personal, absurda y suicida, contra Paulino Rivero, porque no le dejó ser presidente tras las últimas elecciones. No se da cuenta Soria que está causando un daño irreparable a quienes luego pretenderá pedirles el voto, cercenando definitivamente las expectativas del PP en las próximas elecciones autonómicas. A no ser que su incomprensible actitud se explique por el rumor cada vez más extendido de que no se quiere volver a presentar en Canarias, porque está muy cómodo en Madrid. El problema de los que si lo pretendan hacer es que si sigue así les dejara un solar electoral. Mientras tanto, veremos más ministras y ministros que vendrán a Canarias de turismo, con la consigna de su compañero canario de gabinete de no hablar con nadie del gobierno de Paulino, sin darse cuenta que a Paulino le da igual porque el daño se lo está haciendo a nuestra gente, que no se lo merece y no se lo perdonará.

Ignacio González Santiago DIPUTADO DEL PARLAMENTO CANARIO Y PRESIDENTE DEL CCN