X
sobre el volcán>

La Palma puede traer el cambio – Por David Sanz

   

Son muchos los que ven en el volcán político producido en La Palma, desde que el futuro de la moción de censura del Cabildo ha empezado a despejarse, que el principio del fin de la era de José Miguel Pérez al frente del PSC-PSOE empieza en la Isla Bonita. En esta clave hay que entender las declaraciones críticas que han hecho los presidentes de La Gomera y, sobre todo, de El Hierro. Además de otros movimientos subterráneos que se han estado trenzando desde hace varios meses para poner fin a la dirección socialista más gris y carente de personalidad, que no de autoritarismo, que ha sufrido este partido a lo largo de su historia. El proceso de consolidación de la censura en el Cabildo palmero no ha terminado, por lo que existen agrupaciones insulares que, con prudencia, están mirando de reojo al futuro de Anselmo Pestana y compañeros mártires para decidirse a trabajar en esa dirección, como ocurrió con el comité de Tenerife, que el sábado pasado no se pronunció sobre el caso de La Palma, aunque sí lo hizo en favor de los concejales de Tacoronte expulsados también del Partido Socialista. Por lo que el futuro político de José Miguel Pérez tiene mucho que ver con lo que pase en las próximas fechas en la isla de La Palma. Tan consciente es de esa circunstancia, que incluso ha rebajado los decibelios de su discurso. A todas estas, le ha dejado el papelón del siglo a Manuel Marcos Pérez, por quien no profesa más afecto que la simple sumatoria de apoyos que recibió de éste en el último congreso regional, respaldo que agradeció sacándolo del primer plano en el Parlamento de Canarias y dejando a La Palma sin representación alguna en el Gobierno de Canarias. Como consecuencia, el presidente de la comisión gestora se ha quedado prácticamente huérfano. La tarea de Manuel Marcos es muy compleja, porque tiene a todo el partido en contra en La Palma, a excepción de dos apoyos incondicionales, el alcalde de San Andrés y Sauces, Francisco Paz, y la diputada Rita Gómez, y otro coyuntural del primer teniente de alcalde de Los Llanos, José María de Vargas. Pese a su inteligencia política, la tarea es casi imposible. La indignación de los socialistas palmeros es mucha y entienden que Manuel Marcos se ha posicionado contra ellos. Y aunque no sea así, las bases lo perciben de esa manera. Ahora tendrá que darle la vuelta.