X
Puerto de la Cruz >

Los policías del Norte demandan más formación y actualización

   

GABRIELA GULESSERIAN | Puerto de la Cruz

Más formación sobre los planes de autoprotección para las fiestas, seguridad vial y la nueva normativa de regulación de los guachinches son algunas de las demandas formativas que tienen los policías locales del norte de la Isla y que trasladaron ayer al subdirector académico de la Dirección General de Seguridad y Emergencias del Gobierno de Canarias, Manuel Jorge Pérez, y a la responsable de formación de la institución, Isabel Rodríguez.

Estos últimos se reunieron en el Ayuntamiento de Puerto de la Cruz con los responsables de seguridad de la comarca con el objetivo de elaborar un plan específico de formación insular atendiendo a las demandas y peticiones que efectúen los agentes que operan en la zona.

El encuentro, al que asistieron el alcalde portuense, Marcos Brito, el concejal de Seguridad, Luis Miguel Rodríguez, y responsables de las policías locales de de Santa Úrsula, Tacoronte, Icod de los Vinos, La Guancha, San Juan de la Rambla, Tegueste y El Sauzal, es el último de la ronda de visitas que comenzó el 29 de enero por el Archipiélago. En este marco también solicitaron que los cursos de formación se impartan en diferentes puntos de Tenerife y no solo en el área metropolitana, debido a las dificultades de desplazamiento que supone para los agentes que desempeñan su trabajo en el Norte.

Los efectivos municipales hicieron especial hincapié en conocer las novedades legislativas respecto al reglamento de actividades clasificadas y espectáculos públicos y a los planes de autoprotección, en los que desde la Dirección General se trabaja desde noviembre. En este sentido, se preguntaron quién elabora estos últimos documentos, dado que si lo hacen el Ejecutivo regional o el Cabildo de Tenerife temen no poder cumplir las condiciones que estas administraciones impongan.

Por último, subrayaron la necesidad de ofrecer a los nuevos agentes una formación reglada seria pero también de enseñarles un trato más cercano con el vecino y a ponerse en su lugar en el conflicto. “Vamos a servir a las personas y esa parte la hemos olvidado”, sostuvieron.