X
a babor>

Pronósticos – Por Francisco Pomares

   

Casi dos mil parados más se registraron en enero en Canarias en relación con el mes de diciembre del año pasado. Pero a pesar de ese repunte, que suele producirse siempre tras el cierre de la campaña de Navidad, Canarias comenzó 2014 con 13.500 parados menos de los que tenía en enero del año 2013, lo que supone una bajada interanual del desempleo de alrededor del 4,7%. Es cierto que se trata sólo de datos de paro registrado, y que hay mucha gente que renuncia a apuntarse porque ya no tiene derecho a prestaciones sociales o porque no cree que estar en la lista sirva para nada. Aún así, Canarias es la única región española -junto con Baleares, y por el mismo motivo, el turismo- donde el paro registrado ha disminuido con relación al año pasado. No es una mala noticia, por mucho que Canarias siga estando a la cabeza del paro en el conjunto del país, y quede muchísimo por hacer. En el resto de España, el balance es mucho más negativo e invita a moderar el optimismo con el que el Gobierno Rajoy quiso encarar el que ha bautizado como “año de la recuperación”. En enero, el número de afiliados a la Seguridad Social bajó en 184.000 personas con respecto a diciembre, dejando el número de empleados en su punto más bajo desde 2002. También el número de parados registrados volvió a superar los 4,8 millones. Está claro que aunque sea cierto que la recuperación económica está en marcha, el empleo va a tardar aún mucho en notarlo. Con todas las reservas necesarias (estamos hablando sólo de empleo registrado), el diferencial positivo que hay entre los datos de creación de empleo en el conjunto nacional y en Canarias podría confirmar la tesis -reiterada hasta la saciedad por el presidente Rivero en los años más duros- de que en Canarias saldríamos antes de la crisis económica que el resto de España. La explicación dada por Rivero en su momento a aquel halagüeño vaticinio -por el que muchos le criticamos- fue que la internacionalización de la economía canaria la hacía más permeable a la reactivación económica mundial, y por tanto, adelantaría en un par de años nuestra propia recuperación. En ese mismo análisis se basan los empresarios turísticos para pronosticar que Canarias crecerá en 2014 gracias a la llegada de más turistas -extranjeros y también peninsulares-, como consecuencia de la recuperación económica del 2014. Pero la clave es cuánto influirá eso en la absorción de una bolsa de desempleo que es aún de las más altas del país. Salir de la crisis no es sólo que nuestras empresas turísticas y de servicios marchen mejor. Es también reducir sustancialmente un desempleo que afecta hoy a un tercio de la población activa y que lastra cualquier posibilidad de desarrollo.