X
consulta sobre el petróleo >

Rivero: “Si el PP canario fuera el de Baleares, no haría falta esta consulta popular”

   

VICENTE PÉREZ | Santa Cruz de Tenerife

El presidente del Gobierno canario, Paulino Rivero, reiteró hoy en el Parlamento canario que va “utilizar todos los medios” a su alcance, “jurídicos, políticos y sociales, para impedir que se hipoteque el futuro del Archipiélago” con la extracción de crudo o gas frente a Canarias, porque su Ejecutivo, dijo, no va a dejar solas a las islas de Lanzarote y Fuerteventura en esta batalla, pues “la unidad de Canarias vale más que todo el petróleo del mundo”.

Durante su defensa, en el pleno del Parlamento canario, de la iniciativa de solicitar una consulta popular al Gobierno estatal sobre este asunto, Rivero empezó su discurso recordando las contradicciones dentro del propio PP sobre este asunto, al defender los sondeos en Canarias pero rechazarlos en Valencia y Baleares. Y citó literalmente lo dicho por dos destacados dirigentes populares: por un lado, el ministro de Industria, José Manuel Soria, defiende que “encontrar petróleo sería la salvación de Canarias, y es compatible con el turismo”, y, por otro lado, el vicesecretario de Estudios y Programas del partido, Esteban González de Pons, sostiene justo lo contrario, es decir, que “el día que alguien vaya a buscar petróleo frente al Golfo de Valencia acabará el turismo”.

Para el gobernante canario, “en un asunto con tantas diferencias tiene sentido que oigamos al pueblo y le demos voz” sobre una cuestión de “tanta trascendencia, y lamentó que el PP canario no actúe igual que el balear, “pues si en el Parlamento canario hubiera unanimidad como allí, no sería necesaria esta consulta al pueblo”.

En su argumentario contra los hidrocarburos frente a Canarias, argumentó que “el petróleo puede ser un negocio importante, pero para unos pocos, ya que no es la riqueza de los pueblos, y muchos países donde el petróleo es abundante son los de renta más baja”.
Rivero intentó desmontar los argumentos del PP canario para justificar su contradicción con el PP balear, y en este sentido el mandatario dijo que “no es verdad” que los sondeos de Repsol sean más alejados de la costa en Baleares que en Canarias. “Las prospecciones de aquí están más cerca; allí serán a 35 millas, a 50 kilómetros de la costa, y en Canarias a Repsol se le ha autorizado explorar en una superficie marina de 7.000 kilómetros cuadrados, tanto como la superficie de toda Canarias, y dentro de ella, pincha donde crea conveniente, a entre 9,7 kilómetros y 60 kilómetros de Fuerteventura”. En este sentido, cabe recordar que las perforaciones previstas ahora por Repsol se sitúan a más de 50 kilómetros del litoral de las islas orientales.

También argumentó Rivero que los sondeos en aguas marroquíes tienen “unos niveles de riesgo inferiores”, porque la lámina de agua es de 200 metros, frente a los previstos en aguas españolas, con una profundidad del mar de 3.000 metros, “con niveles de riesgo similares a los del Golfo de México”. Además, dijo que hasta ahora la búsqueda de hidrocarburos en aguas marroquíes se ha hecho a 500 kilómetros de Canarias, “en la plataforma continental”.
Sin embargo, Repsol ha asegurado a este respecto que la plataforma Cajun Express, contratada por la compañía escocesa Cairn Energy, está realizando sondeo exploratorio justo al otro lado de la mediana, frente al área de los permisos de Repsol y, por tanto, a una distancia máxima de 90 o 100 kilómetros de Fuerteventura.

El presidente autonómico defendió también que sí se puede renunciar a extraer este recurso natural, y en este sentido, recordó que hay multinacionales petroleras, como Total o Shell, que han renunciado ante la Unesco a buscar petróleo en 150 puntos del mundo por su alto valor ecológico, y “hay territorios y países coherentes con la sostenibilidad”, entre los que citó a Ecuador, “que ha anulado todas las autorizaciones en un millón de hectáreas de la selva amazónica” y Noruega, “que ha suspendido todo tipo de prospecciones en torno a un archipiélago pese que daría 2.300 millones de barriles”.

Como colofón a su primera intervención, instó a que “no pongamos en riesgo una actividad que sabemos que funciona y es sostenible , y es motor de nuestra economía, el turismo, por otra como el petróleo que es coyuntural y que al final solo deja pobreza y miseria para la mayoría”. Cerró el debate el presidente lamentando que el PP estuviera en este pleno “ausente en un tema tan serio”.