X
política>

La solicitud del referéndum se tramitará sin opción a enmiendas

   

DOMINGO NEGRÍN MORENO | Santa Cruz de Tenerife

Por la vía rápida. Así es cómo se tramitará la próxima semana en el Parlamento canario la solicitud del Gobierno de Paulino Rivero (CC-PSOE) al Ejecutivo de Mariano Rajoy (PP) para convocar un referéndum en las Islas sobre las prospecciones petrolíferas autorizadas a Repsol, que, según presume el ministro José Manuel Soria, se van a llevar a efecto pese al rechazo frontal abanderado por las instituciones bajo control de los aliados.

Apenas habrán pasado quince días desde que el Consejo aprobara someter al veredicto popular la siguiente pregunta: “¿Está usted de acuerdo con las prospecciones de petróleo autorizadas a la multinacional Repsol frente a las costas de nuestras islas?”. En el pleno del martes y el miércoles no cabrá la opción de cambiar una palabra, pues el debate se restringirá a la exposición de motivos y a las intervenciones de los cuatro grupos. Y, después, a votar sí, no o abstención. Ayer, la Mesa de la Cámara tiró a la papelera la sugerencia de Nueva Canarias para que se interpretara el reglamento de tal manera que permitiera la incorporación de enmiendas. Esa negativa es considerada una “lesión del derecho fundamental de participación política”. De hecho, el órgano rector del Legislativo denegó la petición de que Consultivo y los servicios jurídicos redactaran un informe sobre el procedimiento en cuestión.

“No habrá ninguna posibilidad para debatir, por medio de réplicas, ni presentar, a través de enmiendas, alternativas al planteamiento del Gabinete presidido por Paulino Rivero y a la pregunta”, se queja Román Rodríguez en una nota de prensa.

El portavoz de NC denuncia que la Mesa ha elegido el formato “menos democrático”. Como explica Rodríguez, lo que se defendía era “la capacidad de los grupos parlamentarios para presentar enmiendas, ya que el artículo 32.5 del Estatuto, no se ha desarrollado por ninguna norma canaria”. Esta circunstancia “obligaba” a acudir al artículo 203 del reglamento: “El debate y la posterior votación se ajustarán a las normas previstas para los de primera lectura”. Su gozo en un pozo. En cualquier caso, el requerimiento necesitará el visto bueno de las Cortes y de Mariano Rajoy. Y no parece que eso se vaya a producir.
La coincidencia con el referéndum soberanista catalán no es un factor que favorezca esta operación. Por otro lado, en el entorno de La Moncloa prevalece el criterio de que una consulta de estas características en una Comunidad Autónoma crearía un precedente poco edificante y que entrañaría riesgos innecesarios.

Otros asuntos
En la misma cita parlamentaria se tratará la enmienda de devolución sellada por el grupo popular contra la reforma de la Ley de Vivienda de 2003, proyecto bautizado como antidesahucios.

Además, en el borrador figura una decena de comparecencias. Una de ellas, de la consejera Inés Rojas sobre la Dependencia.