X
economía >

La última EPA de 2013 y el empleo en Canarias

   
oficina del Servicio Canario de Empleo en La Laguna

Interior de una estancia pública dedicada a las gestiones relacionadas con el empleo, en la Comunidad Autónoma de Canarias.. | DA

FERMÍN DELGADO GARCÍA | Santa Cruz de Tenerife

Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del último trimestre del año 2013 son buenos en Canarias. El número de parados cae en 21.600 (-5,50%) respecto al trimestre anterior y ello deja el paro en 371.700 desempleados. El número de ocupados aumenta en la cifra de 22.000 personas (+3,03%) respecto a la EPA del tercer trimestre y sitúa los ocupados en 748.700.

La tasa de paro se coloca en el 33,18% al finalizar el año 2013 y baja 1,94 puntos porcentuales respecto al trimestre anterior, que fue el récord de la tasa de paro en Canarias. El Archipiélago se mantiene como la segunda comunidad con mayor tasa de paro por detrás de la comunidad de Andalucía (con el 36,32%).

No obstante, en el conjunto de 2013 los datos no son tan alentadores y, aunque son los mejores datos de empleo de todos los años de la crisis (desde 2008), no consiguen frenar el paro ni crear empleo neto. Así, en el conjunto del año, el número de parados se incrementa en 3.300 desempleados (+0,91%) y los ocupados disminuyen en 600 personas (menos 0,08%).
Cierto que la población activa canaria a lo largo del año creció en 2.700 personas (con +0,24%), cuando en el conjunto de España cayó en 267.900 (-1,17%), que suele ser el argumento recurrente que usan los responsables del Gobierno autonómico para explicar el incremento del paro anual.

En el conjunto del país, a pesar de que el paro interanual baja en 69.000 parados (menos 1,16%) al disminuir también la población activa (-1,17%), la tasa de paro se incrementa levemente hasta el 26,03%. Se observa que la tasa de paro de las Islas está más de siete puntos por encima del registro país, que a su vez es 14 puntos superior a la tasa de paro media de la Unión Europea (UE).
La mejora de los datos de paro y empleo en 2013 y en Canarias que arroja la EPA se debe a una situación coyuntural y extraordinaria de incremento de la llegada de turistas extranjeros, que alcanzó los 10,6 millones de visitantes (el 4,9% más que en 2012), la mayor cifra de turistas de la historia de Canarias. Ésta se acompaña además de un aumento del gasto turístico del 11,6% respecto a 2012, lo que supone también el año de mayor gasto realizado por los visitantes extranjeros, nada menos que 11.684 millones de euros. Estas cifras insólitas se deben a los problemas de inestabilidad que padecen destinos competidores del Mediterráneo (Egipto, Siria, Turquía…), y no a la mejora competitiva del sector turístico local.

Por ello es probable que no se pueda mantener ese nivel en llegada de turistas una vez aquellos destinos vuelvan a la normalidad.
Motivos extraordinarios

Por lo tanto, se puede concluir que los extraordinarios y probablemente inigualables datos del turismo extranjero no han logrado que la economía canaria genere empleo neto en el año 2013. Es una situación completamente diferente de la vivida durante el largo periodo de expansión económica que vivió Canarias desde 1993 hasta 2007.

En esos mismos años, el crecimiento del turismo en las Islas producía efectos de arrastre sobre el sector de la construcción, tanto hotelera como residencial, que precisaba mucha mano de obra, y también sobre el consumo interno, todo ello animado por las facilidades de un crédito bancario exuberante y además barato.

En la actualidad, esto no sucede: la construcción entró en bancarrota, no hay capacidad de consumo al haber caído los ingresos de las familias por la extensión del desempleo y además no hay crédito accesible.

Para tener una idea del enorme reto que tiene la sociedad y la economía canarias para afrontar las consecuencias de la crisis en términos de empleo, baste decir que Canarias ha perdido 175.800 empleos, según la EPA, en estos últimos años.

En 2007, tasa del 9,7%

En efecto, en el segundo trimestre de 2007, las Islas alcanzaron el máximo número de ocupados, con 924.500, y la mínima tasa de paro, con el 9,7%, mientras que ahora, en el último trimestre de 2013, hay una cifra de 748.000 ocupados y una tasa de paro del 33,18%.
Todo esto ha de hacernos reflexionar sobre la enorme dificultad que Canarias va a tener para generar empleos en los próximos años, tanto para recuperar los destruidos durante la crisis como para ofrecer oportunidades laborales a las nuevas cohortes de jóvenes que demandan un puesto de trabajo en la tierra que los vio nacer.

Les recuerdo que el Archipiélago tardó 14 años en disminuir la tasa de paro del 28,5% del año 1993, que dejó la crisis de principios de los noventa, hasta el 9,7% del segundo trimestre del año 2007 (nunca se ha logrado que bajara de esta cifra:100.000 parados).

Sin capacidad suficiente

Y todo eso en un contexto económico irrepetible de boom de la construcción, procesos urbanizadores intensivos, crédito abundante, tanto para la inversión como para el mismo consumo, fondos europeos muy generosos, etcétera. Sin querer ser pesimista, no hay capacidad productiva en el Archipiélago capaz de generar un volumen de empleo suficiente para absorber una parte significativa de los 371.700 desempleados con los que finalizó el año 2013 la Comunidad Autónoma de Canarias.

La secuela del paro

Ello conduce a la siguiente conclusión: que las Islas Canarias sólo pueden enfrentar la secuela de desempleo masivo y de la destrucción de tejido productivo que va a dejar la crisis con una importante transferencia de inversión y de renta hacia el Archipiélago por parte del Estado.

Impulsos estatales y regionales

Batería de mínimos para potenciar el cambio

Para intentar que las Islas salgan de la situación actual en lo que respecta a su elevada tasa de paro, se deben considerar varias
cuestiones públicas:

-Una inversión pública estatal recogida en los Presupuestos Generales que al menos no sea inferior al promedio del conjunto de las comunidades autónomas, en cumplimiento de los artículos 95 y 96 de la Ley 20/1991, del REF. En 2014, los Presupuestos colocan al Archipiélago 126 millones por debajo de la media española de inversión regionalizada.

-Que las Islas se coloquen en la media española en financiación autonómica por habitante, porque, tras la aprobación en 2009 del nuevo sistema de financiación, Canarias empeora la financiación de sus servicios públicos. Por ejemplo, la última liquidación del sistema que ha realizado el Ministerio de Hacienda, de 2011, evidencia que el Archipiélago recibe unos 750 millones anuales menos que la media estatal.

-El cumplimiento de los incentivos económicos del REF: ayudas al transporte de pasajeros, incremento en transporte de mercancías, aumento de ayudas a la desalación de agua, mantenimiento del precio de la energía igual que en Península, incremento de las ayudas al transporte público o la puesta en marcha por parte del Instituto de Crédito Oficial “de una línea de préstamos de mediación con tipos de interés preferentes para financiar inversiones de las pymes canarias”, según el artículo 22 de la Ley 19/1994.

-Hay que encontrar en la renovación del REF para 2014-2020 nuevos instrumentos que permitan facilitar la creación de empleo en las Islas.

Todo esto no quita responsabilidades al papel que deben jugar las administraciones públicas canarias. Relevante debe ser la acción del Gobierno canario en inversión pública, políticas sectoriales, I+D+i y formación.

FERMÍN DELGADO GARCÍA es ECONOMISTA