X
tribunales>

Absuelto tras pasar nueve años acusado de abusar de una niña en la Isla Baja

   
Palacio de Justicia de Santa Cruz de Tenerife. | S.M.

Palacio de Justicia de Santa Cruz de Tenerife. | S.M.

TINERFE FUMERO | Santa Cruz de Tenerife

Un vecino de la Isla Baja, mayor de edad cuando tuvieron lugar los hechos, ha sido absuelto por la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife después de pasar cerca de nueve años acusado de abusar sexualmente de una menor de edad. La niña lo denunció en 2005 cuando era atendida de un intento de suicidio pero su testimonio no ha sido considerado como válido para condenar al acusado dado que lo ha cambiado en varias ocasiones.

Los hechos que nos ocupan arrancan en el mes de julio del año referido, cuando una niña de 15 años cercana a cumplir los 16 tuvo que ser atendida en un centro de salud a cuenta de un intento de suicidio, el segundo que le constaba.

Fue entonces cuando aseguró que su autolisis se debía a que había sufrido abusos sexuales desde que tenía 5 años hasta que cumplió 12 por parte del marido de su tía, que fue detenido por estos hechos y pasó un periodo de tiempo que no consta en prisión provisional.

Aunque ha sido la semana pasada cuando se ha hecho pública, una sentencia de la Sección Sexta de la Audiencia provincial ha declarado absuelto al hasta acusado por estos hechos, al entender que la única prueba consistente aportada, el testimonio de la entonces menor de edad, carecía de verosimilitud suficiente para que se dicte una condena, por cuanto la versión de la niña ha variado siempre que ha prestado declaración.

Ante la duda
Así, la sentencia recuerda la necesidad de que no exista duda alguna dada la vigencia del principio jurídico in dubio pro reo, que viene a significar que ante la duda se decide en beneficio del acusado. En concreto, se detalla que la denunciante dio tres versiones distintas, una por cada vez que se le tomó declaración. Así, en el centro de salud habló de determinadas prácticas sexuales sin precisar dónde habían tenido lugar. Cuarenta días después, ya en agosto de 2005, vuelve a prestar testimonio ante el juzgado de Instrucción ya que, según explica la madre, la niña había omitido datos importantes en la primera ocasión. En esta segunda declaración relata otros abusos sexuales, más graves que los anteriores, y señala algunos escenarios de los mismos.

La tercera declaración llega en la vista oral, donde nuevamente cambia datos que para el juzgador se antojan fundamentales para darle la credibilidad necesaria, tales como los años que tenía cuando empezaron los mismos o dónde habían acaecido.

Recurso
Por último, apuntar que contra esta sentencia cabe recurso y que el Fiscal solicitaba ocho años de prisión para el acusado al entender que era autor de un delito continuado de abusos sexuales.