X
sucesos>

Un alud sepulta un pueblo en EE.UU.

   
<
>

EUROPA PRESS | Washington

Las autoridades locales han elevado a 176 el número de desaparecidos por el deslizamiento de tierra del pasado sábado en una zona rural de la localidad de Oso, en el estado de Washington, que ha dejado un saldo de, al menos, catorce víctimas mortales.

De acuerdo con los datos aportados por los servicios de emergencia del condado de Snohomish, este lunes se han localizado seis nuevos cuerpos sin vida -lo que elevaba la cifra provisional a 14-, sin embargo, el hecho de no haber encontrado ningún superviviente pone en alerta a los equipos de búsqueda.

El director de los servicios de emergencia del condado de Snohomish, John Pennington, ha sido el encargado de informar -mediante una rueda de prensa- del aumento del número de desaparecidos, aunque advierte de que algunas de las personas registradas podrían aparecer “por duplicado”, al no disponer de todos los datos.

A causa de este suceso, varias personas resultaron gravemente heridas, cerca de 30 casas fueron destruidas y los escombros bloquearon un tramo de una milla de largo de la Ruta Estatal 530, según la información del diario estadounidense ‘USA Today’.

El deslave ha tenido unas dimensiones que han alcanzado los 41 metros de ancho y 54 de profundidad. Las autoridades estatales han apuntado a las recientes lluvias torrenciales como la principal causa del deslizamiento de tierras y han advertido de que la situación podría agravarse en las próximas horas.

Por ello, han recomendado a la población que reside en las inmediaciones del altiplano del río Stillguamish, entre las localidades de Oso y Stanwood, situadas a menos de un centenar de kilómetros de la ciudad de Seattle, a “desalojar de inmediato sus hogares”.

Los equipos de búsqueda, entretanto, continúan sobre el terreno con perros y maquinaria pesada, aunque tuvieron que retirarse durante algunas ante el riesgo de que se produjeran nuevos deslizamientos de tierra. En estas tareas también participan varias aeronaves. “Vamos a trabajar muy, muy duro”, ha declarado el jefe de Bomberos Travis Hots.