X
mallorca-Tenerife > la crónica

Un Tenerife desdibujado no muerde a un flojo Mallorca

   
Alejandro Alfaro,  Nano y de Ros

Alejandro Alfaro, del Mallorca, muy activo durante todo el duelo, se escapa de la presión de Nano y de Ros. / TERESA AYUGA (ÚLTIMA HORA)

MARTÍN-TRAVIESO | Santa Cruz de Tenerife

Nano no es Ayoze. Ros está muy lejos de ser Aitor Sanz y Quique Rivero no es ni la sombra de Ricardo. Sin tres pilares fundamentales, el Tenerife de ayer no fue el de las últimas jornadas. No mordió a su rival. Tampoco lo presionó. Se empeñó en jugar a un fútbol que no acostumbra y que no sabe desarrollar. En definitiva, no compitió ante un Mallorca que no fue nada del otro mundo. Marco Asensio y Thomas aprovecharon dos regalos de la defensa blanquiazul para certificar un cómodo y justo triunfo bermellón.

Le tocaba improvisar a Álvaro Cervera con el once inicial, teniendo en cuenta que se habían quedado en la Isla Ayoze y Ricardo por enfermedad, y Aitor por sanción. Para colmar el infortunio, Luismi Loro tampoco pudo jugar, a pesar de que viajó hasta Palma. Problemas físicos dejaron al madrileño fuera de combate. Ante tanto contratiempo, el preparador colocó en la medular a Ros y Rivero, con Cristo y Édgar por las bandas. La delantera quedó para Aridane y Nano, quien debutaba en la formación titular del primer equipo. Probablemente, la aportación del canterano fue lo mejor del partido.

El duelo arrancó muy igualado y solo los equipos lograron crear algo de peligro con sendas internadas por los carriles, el izquierdo por parte de los locales y el diestro por el bando visitante. Édgar aprovechó su velocidad en esta fase para poner tres centros interesantes, aunque ninguno creó verdadero peligro sobre la meta de Miño.

De hecho fue Gerard Moreno el que dispuso de dos buenos acercamientos para adelantar a los bermellones en los primeros compases. La respuesta la proporcionó Aridane Santana, quien estuvo a punto de sorprender con un disparo lejano que se marchó rozando el travesaño. Fueron minutos de tanteo en los que se vieron algunos detalles que posteriormente marcarían el desarrollo del encuentro y del resultado definitivo.

Por ejemplo, que la de ayer no fue la tarde de Javi Moyano. Desastroso partido el que protagonizó el lateral. Cometió numerosos errores y uno de esos propició el primer gol del Mallorca. Le robaron la cartera al andaluz y el balón acabó en el corazón del área, donde Marco Asensio se aprovechó del resbalón de Cámara para fusilar a placer a Roberto. Los dos laterales estuvieron desastrosos en la acción que originó el 1-0.

Poco después, Gerard derribó a Cámara, quien, lesionado, tuvo que pedir el cambio. Entró a sustituirlo Ayoze Díaz, quien se volvería a encontrar en el camino a su exequipo.

El resto del primer acto transcurrió con el mismo guión. El Tenerife no supo ofrecer una respuesta clara al tanto bermellón, mientras que los locales no eran capaces de crear un fútbol fluido. Apenas es digno de mención un buen disparo de Cristo Martín que se fue fuera por poco.

Mejoría insuficiente

En la segunda mitad, el Tenerife apretó los dientes y se hizo con la posesión del esférico durante gran parte de los 45 minutos que restaban, buscando así el empate.

Tras el paso por los vestuarios, hubo susto para la meta tinerfeña, debido a un remate al palo de Alejandro Alfaro en el minuto 47. Pero tres después, llegó la mejor ocasión de gol del partido para el cuadro tinerfeño.

Clara ocasión que llegó en el minuto 50, cuando ninguno de los delanteros blanquiazules lograron conectar con un balón que se paseó por delante de la portería defendida por Rubén Miño. La sombra de la igualada sobrevoló el Iberostar Estadio.

Mallorca Tenerife

Rivero presiona a un jugador del Mallorca. / TERESA AYUGA (ÚLTIMA HORA)

No obstante, y a pesar de la necesidad de puntos que tenía el equipo, los jugadores del Mallorca no se pusieron nunca nerviosos.

Se agotaba el tiempo y había que hacer algo. Cervera lo intentó, pero no atinó con la tecla adecuada. Metió en el campo a Juanjo Expósito, con lo que se formaron dos líneas de tres jugadores un tanto desordenadas.

El Tenerife parecía tener más controlado el partido que su rival, pero le costaba horrores llegar con claridad a la meta mallorquina. Lo intentó Rivero en el minuto 64 con un disparo lejano que se marchó por encima del portal de un Miño que ayer apenas tuvo trabajo.

Carreras, quien ni siquiera necesitó agotar sus tres cambios, también jugó sus cartas y acertó metiendo al exblanquiazul Martí en la medular. El veterano centrocampista oxigenó su área de influencia, encontrándose así más cómodo su equipo.
La sentencia del partido llegó en un contragolpe que el Mallorca creó por la banda zurda. Profundizaron hasta centrar a Thomas, quien, libre de toda marca, soltó un zapatazo ajustado al palo zurdo de Roberto. El balón se coló en el portal, sin que el portero pudiese llegar a evitar el potente lanzamiento del delantero balear. 2-0 y colorín, colorado, el cuento se había acabado. Y eso que quedaban 20 minutos de partido.

No obstante, el tiempo restante resultó ser un verdadero suplicio para los insulares, que se entregaron a la evidencia de que era del todo imposible remontar.

Ni siquiera el último cambio, la entrada de Suso en el terreno de juego, arregló nada. Accedió demasiado tarde al campo el de Taco, apenas pudo hacer de las suyas. Ni él, ni ningún otro de sus compañeros. El cuadro de Cervera no supo generar ocasiones de gol, mientras el equipo local se dedicó a conservar la diferencia en el marcador. Así se llegó al final de un partido en el que el Tenerife fue menos Tenerife que en otras ocasiones.

FICHA TÉCNICA

REAL MALLORCA, 2
CD TENERIFE, 0


Real Mallorca:
Rubén Miño, Ximo, Agus, Kevin, Thomas, Nsue, Generelo, Alfaro (Razzagui, min. 80), Riverola (Martí, min 65), Gerard y Marco Asensio.

CD Tenerife: Roberto, Bruno, Moyano, Cámara (Ayoze Díaz, min. 89), Iñigo Ros Añón, Cristo Martín, Carlos Ruiz, Edgar (Juanjo, min. 59), Rivero, Nano (Suso Santana, min. 77) y Aridane

Goles. 1-0, min. 25: Marco Asensio. 2-0, min. 70: Thomas.

Árbitro: José Luis Munuera Montero(Comité Andaluz). Amonestó al tinerfeñista Rivero.

Incidencias:
Iberostar Estadio, ante 9.403 espectadores.