X
tribuna>

Cínicos – Por Fermín Bocos

   

Occidente empezó el juego. Reconociendo la independencia de Kosovo. Peligroso juego. Kosovo era el corazón histórico de Serbia. Buscando una analogía podríamos equiparar a la situación que se crearía en España si Asturias llegara a separarse. La Asturias de los mitos de la Reconquista. Lo mismo era Kosovo para los serbios: el recordatorio de su lucha secular por liberarse del yugo turco asentado sobre la derrota en una batalla cuyo recuerdo mítico traspasó los siglos: Kosovo Polje (1389). Kosovo era una provincia de Serbia. Y, sin embargo, hace seis años (febrero de 2008) la población de habla albanesa, contando con el apoyo de los Estados Unidos y de Alemania -los bombardeos de la OTAN sobre Belgrado “allanaron” el camino y la resistencia-, se hizo con el poder marginando a la minoría serbia. Y Kosovo proclamó su independencia. Un Estado independiente monitorizado por los EE.UU., ¡porque a Washington le convenía disponer de una cuña en una región tan estratégica como los Balcanes! Como a Putin le conviene tener asegurada la región donde tiene su principal base la Flota Rusa del Mar Negro. Por eso, para justificar ante la opinión pública internacional la operación de anexión de Crimea a la Federación Rusa, aduce el precedente de Kosovo. Es una “devolución de visita”. Sobran cínicos en el panorama político pero no están todos en el mismo bando. Están repartidos. Tanto como para que la UE (Bruselas) y también Washington hayan pasado de puntillas sobre el hecho de que la “revuelta del Maidan”, las concentraciones violentas en la plaza de la Independencia de Kiev, el cerco a los ministerios y la presión desde la calle al Parlamento fueron el detonante de los acontecimientos que desembocaron en la destitución de Vicktor Yanukovich (un tipo corrupto, pero un presidente elegido democráticamente). Técnicamente, aquello fue un golpe de Estado. Algo semejante a lo ocurrido meses atrás en Egipto. Dos barajas y dos medidas. ¡Claro que la anexión de Ucrania -con o sin referéndum- será un acto ilegal puesto que constitucionalmente pertenece a Ucrania! Pero no menos que los sucesos y la violencia de la primavera de Maidan que precipitó todos estos acontecimientos. Sobran cínicos. ¡Ojalá que no hayan desatado, también, los perros de la guerra!