X
El Cotarro > José Carlos Marrero

El Cotarro – Por José Carlos Marrero

   

FRUTO DE 50 AÑOS DE BUEN TRABAJO

En nuestra tierra somos poco dados a reconocer, valorar y hasta presumir con orgullo de “lo nuestro” y de “los nuestros”… Allá por el año 1964, un joven salmantino llamado Martín García Garzón decidió dejar su tierra natal para desarrollarse profesionalmente poniendo un proyecto personal en forma de empresa cárnica… Aquel joven Martín García recaló en la calle Calvario de la villa de La Esperanza (municipio de El Rosario), donde montó una pequeña carnicería… El que por aquella época era juez de paz de La Esperanza, Maximiliano Cruz, y su esposa, Margarita González, le ayudaron en todo lo que pudieron y, en muy poco tiempo, Martín García se había convertido en un esperancero más… Así nació la empresa Embutidos de Tenerife, y unida a ella su popular y prestigiosa marca, Montesano…

MONTESANO, EN LAS 25 DE ESPAÑA

Un par de años después, Martín García conoció en Tenerife a Carmen Pascual, una abulense que había venido desde Ávila destinada para trabajar en la administración de Hacienda… En poco tiempo se “ennoviaron” y más tarde se casaron… Cuarenta años después, en 2006, Martín García Garzón era nombrado, con todo merecimiento, Hijo Adoptivo de El Rosario… Durante todo ese tiempo nacieron sus tres hijos, Raúl, Carmen y Jaime, que hoy en día dirigen la empresa familiar, han hecho a Martín y Carmen unos abuelazos de ocho nietos… Lo que no sabe mucha gente es que hoy, casi 50 años después, el empresario Martín García sigue trabajando, se resiste a jubilarse, sigue siendo el preside de una empresa que ya tiene sucursal en Extremadura, que vende jamones en América y en China y que puede presumir de estar en el ranking de las 25 más importantes industrias de transformación cárnica de España… ¡que son unas 3.000!

HONORES NACIONALES A MARTÍN

Hoy traigo a El Cotarro la figura de Martín García porque también, durante ocho de estos últimos años (el tiempo máximo que permiten sus estatutos), ha sido presidente de la Asociación Nacional de Industrias de la Carne de España (ANICE), que reúne a casi 900 grandes y medianas empresas del sector… El presidente de ANICE, Generoso García, que ahora dejará también su puesto, junto con Carlos Serrano, que le relevará en el mismo, decidieron que en el acto de cambio de poderes debía hacérsele un reconocimiento a quien durante ocho años presidió la asociación… Por ello, esta pasada semana, en un emotivo acto celebrado en Madrid, ANICE tributó a Martín García un merecido homenaje a nivel nacional, entregándole una placa donde se podía leer: “A Martín García Garzón, por su dedicación a la Asociación, durante su mandato en los que impulsó de forma muy significativa el desarrollo de la organización y la defensa de los intereses de las empresas asociadas”… ¡Enhorabuena al amigo, ejemplo de padre, abuelo y empresario!

TURISMO A BASE DE COSTILLAS

Miren ustedes por dónde, creo que uno de los mejores clientes de Martín García también se merece un homenaje por parte de, por lo menos, el Cabildo de Tenerife… Me refiero al bueno de Tomás Galván Santos, más conocido por Tomás el de las Costillas, propietario y alma páter del famosísimo bodegón Casa Tomás, en el teguestero barrio de El Portezuelo, que comanda junto con su encantadora esposa y alma máter del negocio, Verísima García, y en el que ya se está preparado el relevo generacional en la persona de su hijo Víctor Galván García, junto con su esposa Luzma… La “familia” de Casa Tomás, en la que, por supuesto, hay que incluir a sus dinámicos y leales empleados, se merece un reconocimiento por su labor en la promoción de Tenerife… Me he enterado (confirmado por Tomás) que cada semana desde Gran Canaria vienen a nuestra isla cientos de “canariones” (miles al año) para cumplir una… “promesa doble”.

CURIOSA PROMESA DOBLE EN TENERIFE

La primera promesa es ir a ver y rezarle al Cristo de La Laguna, y la segunda a degustar las famosas costillas guisadas con papas y piñas de millo, acompañadas de mojo de cilantro, en Casa Tomás… Me pregunté por qué, ya puestos a cumplir promesas, no hacían el “triplete” (y dos piedras)… Y es que, según me comenta Tomás Galván, los canariones dicen que no aprovechan para ir a ver a nuestra Virgen de Candelaria, porque allá tienen ellos a su Virgen del Pino y ya en el apartado de vírgenes (con perdón) están servidos… Eso sí, a la promesa doble del Cristo y las papas con costillas no se puede faltar… ¡Felicidades a Tomás, Verísima, Víctor, Luzma, a toda su familia y equipo por su gran labor de promoción de Tenerife a través de su gastronomía tradicional!… Por cierto: a pesar de la experiencia de estar tantos años al pie de los calderos, hace un par de meses le cayó a doña Verísima en sus pies medio caldero de agua hirviendo de las papas con costillas, que le han tenido lesionada y sufriendo de lo lindo durante semanas… Desde aquí nuestro deseo de una total y rápida recuperación…

EFRAÍN MEDINA, JEFE DE SALA

Para rematar El Cotarro de este domingo sigo con temario gastronómico, para decirles que el pasado miércoles, con permiso del señor presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso, el segundo papel protagonista en la presentación oficial del I Salón Gastronómico de Canarias-GastroCanarias 2014, lo protagonizó de forma brillante Efraín Medina Hernández, consejero de Empleo, Desarrollo Económico, Comercio y Acción Exterior del cabildo tinerfeño… Si para bordar el Servicio de Cocina y que un plato triunfe en un restaurante es clave que funcione el Servicio de Sala, si para que triunfe el Jefe de Cocina es necesario que triunfe el jefe de sala, debo decir que, en el caso de un supuesto restaurante “Cabildo de Tenerife”, Efraín Medina triunfaría de calle enfundado en su chaquetilla con botonadura napoleónica… Sabemos que Efraín Medina es el puntal del proyecto Tenerife-Moda y que, gracias a él, el salón GastroCanarias va a ser el escenario para la celebración de una pasarela pionera en España y dedicada específicamente a la moda relacionada con la vestimenta utilizada en el ámbito de la hostelería y la restauración.

BOTONADURA NAPOLEÓNICA

Fue todo un espectáculo comprobar las impecables maneras de Efraín Medina a la hora de colaborar en el servicio de las tapas que prepararon los chefs Juan Carlos Clemente y Seve Díaz… En la presentación Efraín informó a todos de que la botonadura de las chaquetillas de los chefs se llamaba “botonadura napoleónica”, y la anécdota surgió cuando el propio Efraín comentó que se había inventado el nombre porque le recordaban a Napoleón… Lo que no sabía Efraín es que no iba muy descaminado. Fue a mediados del siglo XVIII cuando el chef francés Marie-Antoine Carême (primer estudioso de las salsas en la cocina francesa) sentara las bases de los uniformes de hoy en día. Carême rediseñó las chaquetas de cocina de doble botonadura, con el fin de ir intercambiando los botones y ojales y así poder tapar las posibles manchas y darle un uso más prolongado a la vestimenta. Dichos estudios le permitieron hacerse un hueco en la historia de la gastronomía europea llegando a cocinar para Napoleón, el zar Alejandro I de Rusia o el futuro rey de Inglaterra Jorge IV, para terminar sus días al servicio del embajador austriaco Rothschid… O sea que de ahí el nombre…

josecarlosmarrero@elcotarro.com