X
positivando >

Felicidades ‘Felicidad’ – José Juan Rivero

   

El 12 de julio de 2012, en la resolución 66/281, la Asamblea General de la ONU decretó el 20 de marzo como el Día Internacional de la Felicidad, otorgando a la felicidad y el bienestar un valor primordial como meta humana por excelencia, encontrándose dentro de las aspiraciones universales e instando a sus pueblos a incluirla en el diseño de las políticas a desarrollar entre sus ciudadanos. Una de las características primordiales de esta resolución es que propone a sus Estados miembros, a las organizaciones nacionales, regionales, a la sociedad civil y a las personas a celebrar este día, promoviendo actividades diseñadas a tal efecto, otorgándole un énfasis especial a la educación como elemento crucial para que las personas puedan alcanzar la felicidad. Es fundamental entender, como reconoce la propia ONU en su resolución 65/309, de 19 de julio de 2011, que la felicidad es el objetivo vital de las personas por naturaleza, así mismo, nos plantea que deben de brindarse todas las oportunidades dirigidas a que las personas puedan optar a ella.

Pero además potenciando un desarrollo sostenible dirigido a generar la felicidad de las personas y sus comunidades. En muchas ocasiones, cuando oigo hablar de las resoluciones de la ONU, me planteo cómo las mismas personas pueden vivir en esta dicotomía mental. Por un lado, se insta a los países a potenciar la felicidad de sus pueblos y por el otro, esos mismos países que votan a favor de dichas resoluciones no se plantean potenciar cambios en el diseño de sus políticas, por no hablar del desconocimiento de las mismas. Todo ello debe impulsarse a través del desarrollo de políticas educativas, económicas y sociales que estén orientadas a implementar el crecimiento personal, fomentando en cada momento un bienestar personal y social, para ello los pueblos y las distintas comunidades deberán implementar objetivos económicos diseñados de manera que garanticen la posibilidad de poder vivir nuestras vidas bajo un objetivo común, ser felices. Por esa razón reivindico el derecho reconocido por la ONU a ser feliz, a que se tomen todas las medidas que no le otorguen al PIB el privilegio de ser la medida universal del bienestar, sino que se articulen medidas que nos concedan la posibilidad de elegir un modelo de vida en el que seamos los protagonistas. Por ello te propongo que vivas tu vida potenciando tu derecho a ser feliz, a que se te reconozca la oportunidad de optar por tu bienestar.

*PSICÓLOGO Y MIEMBRO DE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA DE
PSICOLOGÍA POSITIVA
@jriveroperez