X

Fronteras – Por Indra Kishinchand López

   

Escribo entre besos y versos, entre alas y balas, entre recuerdos y poetas. Escribo sin fronteras. Siempre sangro lágrimas de tinta negra sobre folios blancos pero desgastados, como si necesitara de otras vidas para poder escribir la mía. ¿Y quién lo duda? Sangro ríos de tinta porque es el único modo que he encontrado de romper los límites que nos separan, de derribar los muros más altos que jamás haya visto. A pesar de los múltiples y reiterados intentos destruirnos hoy quiero decirte que mis palabras, aunque no las entiendas, son mi manera de demostrarte que el lenguaje es lo único que nos distancia. Ya sé que no es lo único; tú piensas diferente, vistes diferente, rezas diferente, eres diferente (a mí, entiendo). Al menos eso me han dicho. Pero escribo para ti, o para quien sea, quizá para mí; escribo, derramo las lluvias que nunca hemos vivido juntos. Para que a partir de ahora no nos miremos desde el otro lado de la valla pensando que todo podría haber sido de otro modo si hubiéramos dado el paso. El paso de entendernos, e incluso de querernos. Relato nuestra historia gota a gota, con la esperanza de que alguna de ellas empape la memoria de quienes nos rodean y así nunca olviden que hubo alguien, alguna vez, que fue ejemplo de coraje y valentía; que hubo alguien, en algún momento, que decidió borrar las fronteras para construir versos y besos de papel.