X
santa cruz>

El Gobierno propone construir el Teatro Pérez Minik en otro lugar

   
Teatro Pérez Minik

Estado actual del teatro, del que solo quedan levantadas las paredes centrales. / DA

YAZMINA ROZAS | Santa Cruz de Tenerife

El Gobierno de Canarias propone demoler lo que queda en pie del antiguo Teatro Pérez Minik, ubicado en el santacrucero parque cultural Viera y Clavijo, y construir un nuevo teatro en otro punto más adecuado del parque. Así lo explicó ayer la consejera de Cultura del Ejecutivo regional, Inés Rojas, en comisión parlamentaria, solicitada por el grupo nacionalista canario y defendida por Ignacio González.

Rojas detalló que los informes técnicos recogen que “ni sus paredes ni su base aguantan la rehabilitación y que sus materiales no son de interés para conservarlos”. Los informes también señalan que la categoría de Bien de Interés Cultural (BIC) solo incluye al edificio principal del parque cultural Viera y Clavijo, el antiguo colegio de las Asuncionistas, “pero no el teatro”, continuó explicando la consejera. Además, dada su actual situación, “lo que aconsejan los técnicos es su demolición y buscar una nueva ubicación dentro del parque, porque la actual no es la más adecuada”, ya que dificulta “de forma importante la visión del patio de cipreses”.

Inés Rojas concretó que la construcción de un nuevo teatro, de las mismas características y capacidad que el antiguo, costaría más de 15 millones de euros, aspecto que “ahora mismo” no pueden acometer, según apuntó. Por ello, propuso alcanzar primero un acuerdo con el Ayuntamiento en esta línea para empezar a buscar la mejor ubicación. “Y si podemos llegar a un acuerdo el Gobierno se podría comprometer a incluir quizás en sus presupuestos de 2015 la redacción del proyecto y buscar la financiación necesaria, quizá a través de la fórmula público-privada”, añadió.

La consejera afirmó que, en función a la inversión necesaria para el teatro, “el actual convenio es absolutamente inviable y su ejecución en los actuales términos no tiene sentido desde el punto de vista constructivo”, por lo que el Ayuntamiento y el Gobierno han constituido una mesa de trabajo para “ir resolviendo los aspectos de este convenio”. Esta mesa trabaja de forma paralela el recurso contencioso administrativo que interpuso el Consistorio local al Ejecutivo por incumplimiento del convenio suscrito en materia de infraestructuras culturales, que sigue su curso.

“Primera noticia”
Sin embargo, el concejal de Urbanismo del Ayuntamiento, José Ángel Martín, señaló ayer que a la gerencia es la “primera noticia que le llega sobre esto”. “El Gobierno se reunió hace ya bastantes meses con el Ayuntamiento y nos transmitió su intención de demolerlo y construir uno nuevo, a lo que desde Patrimonio Histórico se le contestó que no era posible y que había que conservar todo lo que fuera posible del edificio porque es BIC”, explicó, ya que, a juicio de los técnicos municipales, el teatro sí se incluye dentro de la categoría BIC, en contra de lo que afirmó la consejera ayer. “No me vale la opinión de un político sino un informe técnico”, respondió Martín al respecto. “Si el Ejecutivo regional quiere hacer un nuevo teatro en Santa Cruz, nosotros encantados, pero lo que no va a ser nunca es la demolición del Pérez Minik”, concluyó.

La consejera regional de Cultura reconoció en la comisión parlamentaria que el Ayuntamiento “tiene alguna dificultad” con la idea de la demolición y que su intención era rehabilitar lo que queda del inmueble. “Todo apunta a que probablemente tendremos que demolerlo”, concluyó.

Por fases
Por su parte, Ignacio González añadió que su grupo propone que, si no se puede acometer de golpe la inversión de 15 millones, que la actuación se vaya abordando por fases, “porque algunas edificaciones están casi listas para abrir y se podrían aprovechar”, en referencia a todo el conjunto del Viera y Clavijo. En cuanto al antiguo teatro, dijo: “Me da igual si en su momento fue BIC porque ahora no es nada, es un solar murado sin techo”.

González solicitó, además, que ambas administraciones busquen “una solución inmediata y digna” a las personas que actualmente residen en lo que queda del antiguo teatro.