X
SUCESOS >

Hallan el cadáver de un hombre dentro de un coche calcinado en El Rosario

   
La fachada afectada por el incendio, tras retirarse el vehículo. | F. PALLERO

La fachada afectada por el incendio, tras retirarse el vehículo. | F. PALLERO

T. F. | Santa Cruz de Tenerife

El cadáver de un varón de 50 años de edad y vecino de La Esperanza (término municipal de El Rosario) fue hallado quemado a primera hora de la mañana de ayer en el interior de su vehículo, un Opel Corsa que también fue pasto de las llamas, según datos recogidos entre los distintos servicios actuantes: Consorcio Insular de Bomberos, Guardia Civil y Policía Local.

En principio y aunque es pronto para descartar hipótesis alguna, el cuerpo sin vida no presenta señales de haber sufrido algún tipo de agresión por parte de un extraño, aunque sí es cierto que el reconocimiento visual está lógicamente dificultado por la acción del fuego. Tampoco hay rastro evidente de que el incendio fuese alimentado por acelerante alguno.

Fue a las tres y media de la madrugada cuando se alertó a los bomberos del Consorcio Insular para que actuasen en el incendio de un vehículo que afectó a una vivienda de La Esperanza.

En cuanto a la casa, hubo que atender a sus dos moradores, un varón de 38 años de edad intoxicado levemente por el humo y a una mujer de 66 que sufrió una crisis de ansiedad, también de carácter leve.

Al poco se sofocaron las llamas, pero no fue hasta que llegaron las primeras luces del día cuando se descubrió el cadáver en el interior del Opel Corsa.

Aunque no ha trascendido en qué parte del vehículo se encontró al finado, sí se sabe que no presentaba ataduras de ningún tipo.

El triste descubrimiento dio paso a la intervención de los efectivos de la Policía Local y de la Guardia Civil, quienes se han hecho cargo de la investigación policial en curso como resulta preceptivo.
A este respecto, los primeros pasos ya se han dado y el fallecido ha sido identificado por las iniciales C.M.L.G., así como que no le constan antecedentes delictivos y que se trataba de una persona conocida en el pueblo.