X
SANIDAD >

Hasta 600.000 euros de multa por no informar de alimentos alergénicos

   

NORMATIVA EU ALERGENOS

T. F. | Santa Cruz de Tenerife

Multas entre 5.000 y 600.000 euros, las mismas que si se sirve una salmonela. Son las sanciones previstas para el sector de bares, cafeterías y restaurantes que no se adapte antes de fin de año (concretamente, el plazo se cumple el 14 de diciembre) a la nueva normativa europea sobre sustancias alérgicas. Básicamente, la nueva norma obliga a que todo el personal de estos establecimientos tenga tal conocimiento sobre las mismas que esté en condiciones de informar a los clientes sobre su presencia en todo lo que se sirva. Sin duda, un reto para los 14.290 negocios de estas características existentes en Canarias.

En el origen de esta nueva disposición de la Unión Europea que ahora hace suya el Ministerio de Sanidad se encuentra el hecho de que los casos de alergias alimentarias han aumentado de forma considerable en los últimos 20 años. Según datos de la UE, el 70% de los casos de reacción alérgica por ingesta de alimentos se producen fuera del ámbito doméstico.

Por todo ello, la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Santa Cruz de Tenerife anunció ayer, a través de un comunicado de prensa, que ha organizado un programa de cursos que tienen como objetivo sensibilizar a los asistentes hacia la problemática de las alergias e intolerancias alimentarias desde una perspectiva práctica. Bajo el título Aprende cómo adaptar tu negocio de alimentación o restauración a la normativa europea obligatoria Reglamento Europeo 1169/2011 en materia de alergia alimentaria, el primer curso que acoge la Cámara se celebrará el 17 y 18 de marzo.

Durante esta iniciativa formativa, de 10 horas de duración, también se enseñará cómo hacer frente a las exigencias de la Unión Europea mediante la elaboración de un plan de prevención de riegos de alergias alimentarias que cumpla con esta normativa. Asimismo, se informará de los riesgos, obligaciones y sanciones a los que se enfrentan las empresas del sector de bares y restaurantes que no cumplan con la normativa europea.

El curso será impartido por Haridian Cañete González, que es codirectora de SANPANI, organización dedicada a la Seguridad alimentaria en Alergias e Intolerancias Alimentarias. Es licenciada en Biología y forma parte del Grupo de Investigación Genética molecular y Biodiversidad en el Instituto Universitario de Enfermedades Tropicales y Salud Pública de Canarias de la Universidad de La Laguna.

Tal y como explica Cañete González, “la legislación europea otorga responsabilidad directa al restaurador, sobre la información que debe ofrecer al comensal, bien elabore los platos in situ, bien procedan de terceros. Tal como está redactada dicha normativa, la presencia no declarada de un alérgeno en un alimento se considera un peligro alimentario comparable a la presencia de salmonella”.

La Unión Europea cuenta desde 2003 con una normativa que obliga a etiquetar los ingredientes de alimentos como cereales con gluten (trigo, centeno, cebada, avena, espelta, kamut), crustáceos y productos derivados, huevos, pescado, cacahuetes, soja, leche, frutos de cáscara (almendras, avellanas, nueces de nogal, anacardos, pacanas, pistachos y nueces de macadamia), apio, mostaza, granos de sésamo y sulfitos.
Dar esa información también será obligatorio para los que vendan alimentos a granel envasados en el punto de venta, desde que entre en vigor el reglamento.