X
santa cruz>

Un informe justifica disolver el IMAS, Cultura y Deportes por su “ineficacia”

   
Instituto Municipal de Atención Social (IMAS)

Fachada del IMAS, en el centro de la capital tinerfeña. / JAVIER GANIVET

NATALIA TORRES | Santa Cruz de Tenerife

Fue en octubre del año pasado cuando se supo que el Ayuntamiento de Santa Cruz ponía en marcha una comisión para el estudio de la posible desaparición como tales de los Organismos Autónomos de Deportes y Cultura, así como la del Instituto Municipal de Atención Social (IMAS). El Consistorio dijo entonces que estudiaba esta posibilidad en aras de llevar a cabo una reestructuración administrativa del Ayuntamiento y que ya contaba con algunos borradores al respecto. Solo un mes después, el 27 de noviembre, ya se disponía del primer informe oficial, fecha en la que está datado el estudio realizado por la Dirección General de Organización y Régimen Interno del Consistorio, que dirige Joaquín Castro Brunetto. Un documento en el que se tacha de “ineficaces e ineficientes” a estos organismos autónomos y al propio IMAS y para los que propone su disolución.

La fecha propuesta para su extinción es la del 31 de marzo de este mismo año. Además, señala que esta disolución facilitaría que el personal de Cultura y Deportes pasara a formar parte de Asuntos Sociales, reforzando así su evidente necesidad de recursos humanos.

Cabe pensar que las recomendaciones que en este documento se proponen serán las que finalmente se adopten, puesto que en el mismo estudio se propuso la restructuración de las competencias desconcentradas de las concejalías de Distrito, enfrentadas a problemas con la justificación de gastos y contratos, un cambio que fue aprobado por el Pleno el pasado viernes en las mismos términos que propone Castro.

El análisis sobre los organismos autónomos comienza señalando que, si bien los entes de Urbanismo y Fiestas, “no generan disfunciones organizativas”, sí que lo hacen los de Cultura, Deportes y Atención Social. Con respecto a los dos primeros, el informe indica que, con el paso del tiempo, han ido asumiendo más funciones de las que en un inicio tuvieron, la estrictamente prestacional, incrementando con ello considerablemente el personal adscrito a cada una de las áreas.

Después de analizar los problemas de gestión a los que han venido haciendo frente ambas entidades, el documento resume que se ha producido una paulatina disminución de la oferta prestacional de ambas áreas, tanto como que asegura que “los programas de fomento de cultura y deportes no existen”. Respecto al mantenimiento de las instalaciones deportivas y culturales, recurre de nuevo el informe a las palabras de “ineficaz e ineficiente”, afirmando que se carece de planificación y de recursos en este apartado, además de estar desconectado del sistema de mantenimiento del resto de áreas municipales.
El informe desestima que con una simple fusión de ambos organismos se solucionen los problemas detectados, “ya que más allá de economizar en todo caso determinados costes de escasa relevancia relativa, no contribuye a resolver el problema de eficacia y eficiencia”.

Atención Social
El análisis sobre el IMAS comienza recordando el motivo por el que se creó: simplificar los procedimientos para dar ayudas, agilizar su tramitación, facilitar su justificación y su aprobación por los órganos competentes. Según el informe, el problema del IMAS es que, si bien ha logrado simplificar algunos procesos, el disponer de un presupuesto propio y personalidad jurídica diferenciada, le ha obligado a asignar recursos humanos para tramitar asuntos ajenos a la estrictos programas de atención social como alquilar inmuebles, contratar servicios de vigilancia, seguridad…, desviándolo de su verdadera función.

Propuestas
Para los tres entes se proponen dos posibles soluciones a adoptar por el Ayuntamiento, ambas implican su desaparición. La primera opción es que sea el Consistorio el que pase a gestionar directamente ambas materias, las cuales podrían mantener direcciones técnicas encargadas de la gestión especializada, bajo la dependencia de cada concejalía. Para, por último, proponer que de cada dirección técnica dependa una unidad especializada de producción que sería de carácter eminentemente técnico, a la que se adscribiría, en el caso de Cultura, el sistema bibliotecario municipal, el museo y la banda de música.

La segunda opción es que se establezca una cierta diferenciación orgánica, creando dos consejos de administración y la figura de dos gerentes de cada servicio, manteniendo la unidad patrimonial y presupuestaria. El informe concluye que deberán emitirse estudios complementarios que avalen este contenido.