X
ON AIR >

Juguemos a la Play – Por Óscar Herrera

   

La situación en la que se está viendo inmerso el CD Tenerife en su caminar por la liga ha devuelto la ilusión a los seguidores blanquiazules, y ya era hora. La tranquilidad que nos transmite el equipo blanquiazul en cada cada uno de sus partidos es, entre otras cosas, fruto del metódico trabajo de su cuerpo técnico, y por su puesto por la disciplina de los jugadores para aplicar los criterios futbolísticos del guía espiritual y alma máter de este grupo, Álvaro Cervera. Todo esto está provocando una corriente de positivismo y expectativas al alza sobre hasta dónde puede llegar este equipo en esta competición tan abierta. Ahora ya nos atrevemos a hablar de la palabra play-off, e incluso tímidamente, lo hacemos de opciones de ascenso, cuando hace justo 12 meses éramos testigos de como el Tenerife perdía dos partidos seguidos en Segunda División B con el Guijuelo en el Heliodoro, y en Madrid con el filial del Atlético de Madrid, que encendieron las alarmas en el extremista entorno tinerfeñista. Para empezar hay que acudir a la definición de la palabra ilusión: “Esperanza puesta en una cosa positiva, como un sueño o proyecto”. Y llegados a este punto, ¿por qué no podemos albergar esperanzas en el sueño de pelear por el ascenso?, ¿qué hay de malo en proyectar en nuestra mente el objetivo de una ilusión? ¿Que se puede desvanecer?, por supuesto. ¿Y?… ¿que pasaría?, nada, ¿verdad? Pues entonces déjenme ilusionarme con que el 8 de junio el CD Tenerife pueda estar entre los seis primeros de la liga y podamos disfrutar de una experiencia inimaginable hace un par de meses, y con una posibilidad, por muy remota que parezca, que se pondría la alcance de la mano. El Tenerife en marzo es sólido y da sensación de fortaleza y seguridad. Aún perdiendo en Mallorca, el concepto global de una temporada brillante seguiría muy presente en mis opiniones, pero el Tenerife en junio podría estar en una situación absolutamente inesperada, y quién sabe si lo que empezó como una ilusión pueda acabar como una agradable sorpresa. A día de hoy es una ilusión, solo eso, pero a veces lo que hacemos en la Play Station se puede llegar a convertir en realidad.