X
lucha canaria>

Una lección de solidaridad

   
Varios empresarios importantes de Tenerife y vinculados a la lucha apoyan esta iniciativa. | DONELIA PÉREZ

Varios empresarios importantes de Tenerife y vinculados a la lucha apoyan esta iniciativa. | DONELIA PÉREZ

LUIS DE LA CRUZ | Santa Cruz de Tenerife

La lucha canaria es diferente: da siempre un salto de calidad, cuando uno de los suyos lo necesita. Pedro Benítez lleva mucho tiempo para ser operado de una lesión de menisco y ligamento cruzado.

De momento, la empresa encargada de velar por la salud de los luchadores y la propia Federación Nacional de Lucha Canaria no da una respuesta ni positiva ni negativa para que el candelariero pase por quirófano. La espera es eterna porque Benítez es un luchador con una enorme proyección, pero que está frenada porque nadie hasta el momento ha movido ficha.

Ahora, es la directiva del Arguama, de la mano de su presidente Yeray Crespo la que se ha movido para la organización de una luchada solidaria para que este bregador pueda pasar cuanto antes por el centro hospitalario, ser operado y retornar lo más pronto posible a los terreros de brega. Para el próximo 30 de abril está previsto un encuentro entre dos combinados de luchadores de todas las islas en el terrero de La Victoria.

La respuesta no se hizo esperar y todo el mundo arrima el hombro. Puntales de todas las islas, dispuestos a pagar el billete de su propio bolsillo, estarán en la cita del terrero norteño. Destacados y bregadores no clasificados también hacen un guiño a la solidaridad. Empresarios muy importantes de la Isla enseñan su cara más amable y también manifiestan públicamente su respaldo a Benítez. Además también se suman a esta gran fiesta los árbitros de Tenerife.

Varios de ellos van a pitar el encuentro de manera gratuita para apoyar a Benítez.

La espera interminable
Lo de Pedro Benítez clama al cielo, independientemente de buscar culpables o no en todo este asunto. Lo que sí está claro es que la espera ha sido eterna y hasta el momento la única respuesta que recibe es el silencio más absoluto por parte de todos los responsables en este asunto. El luchador ya no podía más y mediante las redes sociales, con el respaldo de la directiva de su club, lanzó un grito a la desesperada y los primeros en responder fueron las primeras espadas de este deporte vernáculo: Álvaro Déniz, Aday Barbuzano o el propio Añaterve se brindan para participar en la luchada solidaria. Este caso sirve para reivindicar de nuevo que los luchadores están totalmente desamparados en muchos de los sentidos y que necesitan asociarse para reivindicar algunos asuntos tan básicos como es el cuidado de su salud en un deporte tan exigente y de contacto como es la lucha canaria. Benítez ahora se muestra muy agradecido por el respaldo.