X
ahora áfrica > Juan Carlos Acosta

Libertades – Por Juan Carlos Acosta

   

La aprobación reciente de la denominada ley antigay en Uganda por parte de su presidente, Yoweri Museveni, ha sido la gota que ha colmado el vaso no solo para este colectivo sexual universal, sino también para una gran parte del activismo social, siempre vigilante (un alivio), especialmente sensibilizado con este derecho a la libertad individual de cada cual. Y no es para menos. De los 54 países que conforman África, al menos en 38, más de la mitad, la homosexualidad está perseguida, incluso en algunos con la pena de muerte, como en la vecina Mauritania. Se trata de una incidencia alta de este fenómeno si se tiene en cuenta que a nivel mundial son 78, de 193, las naciones que criminalizan en sus leyes las relaciones del mismo sexo entre adultos, si bien con casos tan anacrónicos como el de Rusia. Lo que está claro a estas alturas es que el derecho a los derechos humanos propugnados por la comunidad mundial en la Declaración de las Naciones Unidas no es para nada mayoritario en el planeta, en unas proporciones que suelen coincidir precisamente con otros factores paralelos, como son el desarrollo económico y, por tanto, social de las dos terceras partes de una Humanidad, que parece avanzar sospechosamente de forma asimétrica al resto. Llama la atención que a menudo la represión institucional venga acompañada de coacciones a grandes sectores de la comunidad, como ha ocurrido en la propia Uganda, donde también se castiga a aquél o aquella que no delate a quien en su círculo familiar o de amistades pudiera responder al perfil difuso de esta diversidad sexual. De hecho, un periódico de Kampala ha publicado de inmediato una lista con los nombres de un centenar de homosexuales elevando así el clima a niveles terroríficos. Es tal la virulencia de esta persecución en el continente que el Premio Nóbel de la Paz sudafricano Desmond Tutú no ha dudado en comparar este drama con la liquidación de las minorías por parte de los nazis. Ni se me ocurre poner en cuestión a estas alturas la razón fundamental para que las ligas, colectivos y demócratas de todos los rincones del mundo griten consignas y desplieguen banderas multicolores (incluso he visto alguna infografía en la que aparece la silueta del continente envuelta en la enseña del movimiento homosexual), pero personalmente no desligo esta cuestión del desfase pleno que África tiene en todos los sentidos respecto a las sociedades desarrolladas debido a sus siglos de primitivismo. Una vez más entiendo que no llegamos a asimilar la realidad de una situación que nos sobrepasa y que está en manos de un destino que tiene mucho que ver con las aperturas de todas las fronteras para universalizar el progreso y la convivencia de todas las libertades.