X
tribuna>

La lista de Rajoy – Por Fermín Bocos

   

El carácter es el destino. Sabido que el presidente del Gobierno gusta más de las penumbras que de los focos, habrá que esperar a que hable y diga quiénes van a figurar en la lista del PP al Parlamento Europeo. A juzgar por las evasivas de María Dolores de Cospedal, a estas alturas de la película, sólo Mariano Rajoy está en el secreto que quizá comparte con la vicepresidenta Sáez de Santamaría. Sabido que entre los nombres que se barajan hay algunos ministros, la designación de candidatos apareja un doble interés. En Madrid todo son cábalas y quinielas de ministrables dado que la designación de candidatos traería como consecuencia una mini remodelación del Gabinete. La salida de Miguel Arias Cañete, titular de Agricultura, o la de Luis de Guindos, en Economía, son dos apuestas fijas en todas las quinielas. Uno como candidato a vicepresidente de la Comisión y el otro para formar parte sanedrín del Eurogrupo. También se habla de Ana Mato como posible aspirante a un escaño en Estrasburgo. El avión, desde luego, la pondría a salvo o cuando menos la alejaría del picadillo mediático que rodeará las primeras sesiones judiciales del caso Gürtel en las que se volverá a oír hablar del famoso Jaguar. Se habla de los que se van y también de los que podrían ascender. José Antonio Bermúdez de Castro, actual secretario general del Grupo Parlamentario del PP es uno de los nombres que suena. Otro es Álvaro Nadal, a la sazón director de la Oficina Económica del Presidente. Pero todo son cábalas. Incluida la posible sorpresa de que fuera José Manuel Soria, a la sazón ministro de Industria -quemado por sus enfrentamientos con los mandarines de las eléctricas, pero al que aprecia mucho Rajoy- quien encabezara la lista de los populares al Parlamento Europeo. La cercanía de la cita de mayo imprime un cierto dinamismo en la vida interna de los partidos. Dinamismo y críticas. En el caso del otro gran partido, el PSOE, trascienden críticas a Rubalcaba por tratar de imponer a los exministros Pepe Blanco y Trinidad Jiménez como compañeros de viaje en la lista que encabezará Elena Valenciano. Aunque limpio en términos judiciales, la imagen de Blanco salió muy dañada con el asunto de la gasolinera. Trinidad Jiménez parece que no tiene el apoyo de Susana Díaz, la presidenta de Andalucía. Dentro de una semana sabremos si manda o no Rubalcaba. En fin, un escaño en Estrasburgo es un chollo. Es una de las sinecuras mejor pagadas de cuantas en la Unión Europea dependen de las instituciones políticas y de ahí las carreras e intrigas para estar en la lista. Lista que en el caso del PP, de momento, como quedó dicho, solo conoce Mariano Rajoy.