X
meteorología >

Las lluvias en invierno superan en más del 50% los valores medios en Canarias

   

EUROPA PRESS | Santa Cruz de Tenerife

El invierno en Canarias -a excepción de Lanzarote y Fuerteventura- ha registrado lluvias que superan en más del 50 por ciento los valores medios, según se desprende del análisis estacional de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), que califica el invierno de cálido y húmedo.

Además, ha habido episodios de precipitaciones intensas que han afectado a Canarias y la Vertiente Cantábrica. De hecho, el valor máximo de precipitación diaria acumulado en el trimestre se ha registrado en Izaña (Tenerife) con 136,8 litros por metro cuadrado, seguido del aeropuerto de Tenerife Sur con 109 litros por metro cuadrado.

Asimismo, el archipiélago ha tenido las temperaturas más altas en los primeros días de diciembre y en la segunda decena de febrero en el sureste de la Península. Los valores más elevados se han registrado en Murcia (27,2º) y en Canarias (26,8º).

En España, el invierno ha sido 0,4 grados centígrados más caluroso de lo normal, con una temperatura media en España de 8,3 grados, lo que lo sitúa como el más cálido desde 2007, mientras que se ha registrado una precipitación media en este trimestre de 245 litros por metro cuadrado, es decir un 20 por ciento más de lluvias de lo normal.

Así las temperaturas medias estacionales se han situado por encima de los valores normales en casi toda España, aunque estas anomalías térmicas únicamente han sido superiores a 1 grado en algunas zonas del este de la península, de la zona oriental de la vertiente cantábrica, en puntos de Baleares y del sur de Extremadura.

En concreto, el análisis de la AEMET establece que el mes de diciembre ha sido más frío de lo normal, con una anomalía térmica media de 0,8 grados; enero ha sido un mes muy cálido, con una anomalía positiva de 2 grados; y febrero prácticamente normal, con una anomalía media de 0,2 grados. Además, en estos tres meses se han registrado numerosos temporales de viento con rachas muy fuertes, que han afectado principalmente a Galicia y las regiones del Cantábrico.

Las temperaturas mínimas más bajas del trimestre se han registrado en la primera mitad de diciembre y destacan como valores extremos los de Molina de Aragón (Guadalajara) con 10,9 grados bajo cero; Salamanca (Matacán)con 9,4 grados bajo cero; así como Burgos (aeródromo de Villafría) y Teruel con 8,2 grados bajo cero.

DISTRIBUCIÓN DESIGUAL DE LAS PRECIPITACIONES

En relación con las precipitaciones, el análisis de la AEMET revela que la distribución geográfica de las precipitaciones ha sido desigual, pues se han superado los valores normales en las regiones de la vertiente atlántica (exceptuando el oeste de Andalucía y el sur de Extremadura), en la mayor parte de las regiones cantábricas y área de los Pirineos. Sin embargo, ha resultado muy seco en las regiones mediterráneas.

De este modo, el trimestre ha presentado precipitaciones que llegan a superar en más del 50 por ciento los valores medios en el sur de Galicia, en amplias zonas de Castilla y León y de Castilla-La Mancha, y en el interior de Andalucía y Canarias (a excepción de Lanzarote y Fuerteventura).

Las precipitaciones registradas han estado por debajo del 50 por ciento del valor normal en la franja mediterránea (de Cataluña a Murcia), situándose la Comunidad Valenciana, incluso, por debajo del 25 por ciento. Este hecho ha supuesto los seis meses más secos registrados en los últimos 151 años para Valencia.

AÑO HIDROLÓGICO NORMAL

El presente año hidrológico (que abarca desde octubre de 2013 hasta septiembre de 2014), esta siendo normal hasta la fecha en relación con las precipitaciones, con una media de 375 litros por metro cuadrado, cuando lo normal sería 363, es decir, un 3,3 por ciento por encima de lo habitual.

La distribución geográfica de las precipitaciones es muy desigual, de forma que las cantidades acumuladas en estos cinco meses son superiores a los valores normales en el cuadrante noroeste de la península, en el norte de Navarra, en Euskadi, en el oeste de Aragón, la Comunidad de Madrid, la mayor parte de Castilla-La Mancha, amplias áreas de Extremadura, una zona del interior de Andalucía, parte de Baleares y Canarias.

Este invierno ha registrado situaciones de oleaje intenso con alturas significativas comparables a las alcanzadas durante el otoño-invierno, aunque han sido episodios prácticamente aislados. Los temporales han sido excepcionales no por su intensidad, pero sí por su recurrencia.