X
santa cruz>

El mamotreto, imprescindible para solucionar el cauce de El Cercado

   

NATALIA TORRES | Santa Cruz de Tenerife

La demolición de un edificio ilegal y con sentencia que así lo ratifica no debería tener mayor complicación que la de los trámites administrativos necesarios para su ejecución y el presupuesto para realizarla. Sin embargo, el edificio de aparcamientos que se alza a la entrada de la playa de Las Teresitas, el bautizado como mamotreto, a pesar de cumplir con esos requisitos, se encuentra rodeado de múltiples circunstancias que más que avalar su derribo se convierten en su sustento. A la ya anunciada postura municipal de esperar a que la sentencia del caso sea firme para decidir qué hacer, y al inicio del expediente para su posible derribo si el fallo se ratifica, se suma la autorización que la Dirección General de Costas ha dado al Ayuntamiento de Santa Cruz para que proceda a solucionar el encauzamiento del barranco de El Cercado, que desemboca justo al otro lado del mamotreto, permiso que convierte a la estructura casi en imprescindible para el ensanche del cauce.

Según la citada administración, la mejor solución para este barranco es la que proponía el proyecto de Perrault (elevar la vía en altura hasta cubrir el edificio de aparcamientos, liberando espacio para el cauce del barranco), por tanto, aunque autoriza al Ayuntamiento a realizar las obras necesarias para el encauzamiento, señala Costas que estas deberán ser, como mínimo, similares al proyecto que se abandonó. Así lo refleja el documento al que ha tenido acceso DIARIO DE AVISOS y en el que se da autorización al Consistorio para que ocupe 2.289 metros cuadrados de dominio público marítimo-terrestre para el encauzamiento del barranco de El Cercado. Este expediente de resolución recuerda que el tramo de costa afectado para el que se pide autorización está deslindado por Orden Ministerial del 11 de octubre de 1990 y por otra de febrero de 2009.

En segundo lugar, se indica que las obras solicitadas están en dominio público-terrestre y consisten, en esencia, en incrementar el caudal admisible del barranco, y la sustitución del puente existente sobre el mismo por otro nuevo. En esa intervención también se proyecta un encauzamiento a cielo abierto con nuevo trazado y más anchura y se sustituye la curva actual por un tramo recto. En este punto, la Dirección General de Costas expone que “debido a los cambios en el encauzamiento, el puente actual debe sustituirse por otro nuevo”. “El diseño de la infraestructura está ligada a las obras de remodelación de la playa de Las Teresitas, que han sido paralizadas después de que el Tribunal Supremo, mediante sentencia, declarara nula la compraventa de algunos terrenos por parte del Ayuntamiento”, apunta.

Continúa explicando el documento que, “las obras de remodelación comprenden, entre otros, una nueva rotonda, para ordenar el tráfico, con un tramo de vial que enlaza con el nuevo puente proyectado y que cubre, a modo de plaza, el edificio de aparcamientos, parcialmente construido”. Así, una vez resumidos los antecedentes, la autorización de Costas finaliza diciendo que el Servicio Periférico, al remitir expediente a la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar, informa favorablemente, y propone las condiciones para su posible otorgamiento”. Asimismo, informa de que en el futuro, “la solución que pudiera darse al entorno del puente debería ser la misma o similar a la adoptada en el proyecto de remodelación de Las Teresitas”. Este último párrafo es el que enfrenta al Consistorio a un problema evidente: si se tira el mamotreto, habrá que levantar una estructura similar para solventar el encauzamiento del barranco de El Cercado en altura, tal y como proponía el proyecto de Perrault.

UN PROYECTO ‘EN EL AIRE’ PARA EL BARRANCO DE SAN ANDRÉS

PROYECTO TERESITAS

El Consistorio puede ocupar 2.289 metros cuadrados del dominio público

La primera de las imágenes muestra como quedaría la obra que se proyecta para solventar el problema del estrecho cauce de El Cercado, una elevación de la vía que permitiría la construcción de una rotonda que a su vez enlazaría con el nuevo puente que se construiría sobre el barranco.

PROYECTO TERESITAS

El coste de la obra de encauzamiento es de cinco millones, y de seis si se tira el edificio.

La segunda infografía permite comprobar cómo quedaría la obra vista desde la playa, manteniendo el edificio de aparcamientos. Esta es la solución que ofrecía el proyecto de Perrault, diseño del que abjuró el actual grupo de gobierno a instancias de su socio en 2009, el PSOE, y que ahora parece ser la solución más práctica y barata.

ALTERNATIVAS

El Ayuntamiento capitalino, ante esta disyuntiva, ya se ha puesto a hacer números y, si es por el dinero, gana la opción de mantener el mamotreto en pie. El coste total de la obra para realizar el encauzamiento del barranco, con el edificio de aparcamientos, se eleva hasta los 5.503.985 euros, mientras que el proyecto alternativo, si finalmente se derriba, sube hasta los 6.567.699 euros, más de un millón de diferencia. Otro dato en contra de su derribo es que no se contempla la realización de aparcamientos sustitutivos, puesto que exigiría más inversión.

Solo la demolición del edificio de aparcamientos supone un coste de 1.155.689 euros, cifra muy alejada de los 500.000 euros dados inicialmente por Urbanismo. La diferencia estriba en que tirar de manera efectiva el edificio supondría esa cantidad, el aseguramiento y acondicionamiento de la zona, así como la eliminación de los escombros, elevaría la factura hasta ese millón de euros. Ahora, con una sentencia que establece el derribo del mamotreto y una resolución de Costas, que a su vez marca que el edificio o una estructura similar debe sustentar el encauzamiento del barranco de El Cercado, obliga a la ciudad a tomar una difícil decisión.

Un problema que se alarga en el tiempo

La última intervención municipal en el barranco de El Cercado fue en diciembre pasado, cuando las lluvias caídas provocaron el taponamiento del cauce provocando inundaciones en los alrededores del castillo de San Andrés. El problema es que el discurrir del barranco se estrecha antes de llegar al mar y tanto los acarreos que trae la lluvia como la propia agua de mar que sube cuando hay temporal, provocan las inundaciones.

El propio Consejo Insular de Aguas del Cabildo informó favorablemente en su momento sobre el proyecto de ampliación del cauce por elevación de la vía, garantizando así la entrada a la playa de Las Teresitas. También informó de manera favorable el Ministerio de Defensa y la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias.

La ampliación del cauce implica que antes se debe garantizar el acceso a la playa, puesto que, aunque ahora existe un pequeño puente sobre la rama del cauce, hay otro ramal donde la carretera pasa directamente por encima del barranco, sin puente.