X
POLÍTICA >

Marruecos niega que haya descubierto petróleo de interés comercial

   
plataforma Cajun Express

Una fotografía de la plataforma Cajun Express. | CAIRN ENERGY

VICENTE PÉREZ | Santa Cruz de Tenerife

“No se ha descubierto aún petróleo en Marruecos”. De esta forma desmintió ayer el país vecino la noticia de un hallazgo de hidrocarburos situado entre Tan-Tan y Tarfaya, frente a Canarias y divulgado la pasada semana por la petrolera anglo turca Genel Energy. Este descubrimiento, ahora desmentido, ha hecho correr ríos de tinta estos días al avivar aún más la polémica entre el PP y el Gobierno canario sobre las prospecciones previstas en aguas españolas por Repsol, al otro dado de la mediana de donde durante estos días se ha dado por hecho que ya había oro negro.

Tal descubrimiento, ahora desmentido, ha hecho correr ríos de tinta estos días al avivar aún más la polémica entre el PP y el Gobierno canario sobre las prospecciones previstas en aguas españolas por Repsol, al otro dado de la mediana de donde durante estos días se ha dado por hecho que ya había oro negro.

La aclaración ha venido precisamente de la directora de la Oficina Nacional de Hidrocarburos y Minas (ONHYM), Amina Benkhedra, quien, en declaraciones al diario Le Matin, explica que lo que se ha hallado a 2.100 metros, en el yacimiento llamado Juby Maritime 1, es crudo pesado, “mucho más complejo de extraer que el ligero”. “Encontramos una reserva que no es muy buena, y necesitamos tiempo para evaluar los datos técnicos y ver si hay un volumen suficiente para explotarlo”, dice Benkhadra.

La directora de este organismo estatal marroquí recuerda que el proceso de exploración de este recurso es complejo, al punto de que se suelen realizar muchos sondeos fallidos antes de dar con uno que sea positivo.

Las exploraciones realizadas en este punto, situado a 38 kilómetros de la costa marroquí de Tarfaya, permitieron encontrar crudo pesado a una profundidad de 3.490 metros. Los sondeos en esta zona se iniciaron el 8 de enero y terminaron en febrero, con el propósito de llegar a 3.835 metros de profundidad.

Los derechos de esta área de sondeos corresponden a la escocesa Cairn Energy y la anglo-turca Genel Energy, con un 37% de participación cada una, y el restante 25% está en manos del Estado, a través de ONHYM.

La ONHYM señala que continúa con los esfuerzos para “intensificar” la exploración de las cuencas sedimentarias. En la actualidad, 31 empresas petroleras operan en Marruecos. En 2014, se ha previsto realizar 27 prospecciones. Uno de los sondeos se hará pronto en alta mar, al norte de Agadir, por la compañía Cosmos.

Según aseguró Benkhadra, las petroleras que operan en Marruecos cumplen con las normas internacionales de acuerdo con las licencias que se les otorgan.



Reacciones al desmentido

Del “ridículo” a los “intereses” del PP

Ríos acusa a los populares de “intoxicar”. El comisionado para el Autogobierno y Relaciones Institucionales del Ejecutivo regional, Fernando Ríos, cree que el desmentido marroquí le da la razón en la “cautela” con que acogió el anuncio de Genel. A su juicio, “este tipo de noticias las lanza el lobby petrolero para dar mayor valor a sus acciones”. De ahí que critique al PP por “dar pábulo” a tales noticias, “porque está abonado a la campaña de desinformación e intoxicación a la información pública”. Por su parte, el portavoz del Gobierno canario, Martín Marrero, dijo ayer que lo ocurrido “solo es un eslabón más de la campaña propagandística” para justificar los sondeos Canarias, por lo que “El PP ha vuelto a hacer el ridículo”.

IU preguntará en las Cortes por las prospecciones. El coordinador de Izquierda Unida en Canarias, Ramón Trujillo, anunció ayer que en las Cortes su partido preguntará por qué se retrasa la aprobación del nuevo LIC marino del este de Lanzarote y Fuerteventura, qué nueva documentación se ha requerido a Repsol en el trámite de impacto ambiental de los sondeos y si Marruecos ha informado al Gobierno de sus medidas para evitar riesgos a Canarias por sus prospecciones. Para IUC, “al Gobierno estatal solo le preocupa satisfacer intereses de una empresa privada y para ello desarrolla un proceso chapucero y sin garantías en la autorización de los sondeos”.