X
Santa Cruz >

Un millar de personas espera por un puesto en el Rastro de Santa Cruz

   
COMERCIANTES RASTRO DE SANTA CRUZ

El patio central de La Recova acogió a casi un centenar de los 631 comerciantes que conforman el actual Rastro de Santa Cruz. / FRAN PALLERO

NATALIA TORRES | Santa Cruz de Tenerife

El patio central del Mercado Nuestra Señora de África sirvió ayer de escenario para que una amplia representación de los 631 comerciantes (cerca de 400 personas) que forman parte del Rastro de Santa Cruz conocieran de primera mano los detalles del nuevo proceso administrativo al que se enfrentan tras llegar a un acuerdo con el Ayuntamiento, Fedeco y vecinos para abandonar su actual ubicación. La asamblea permitió conocer que la Asociación de Vendedores del Rastro cuenta ya con 1.600 inscritos, a los que si se les resta los 631 con licencia, da como resultado que casi un millar de personas está esperando por un puesto en el mercadillo capitalino.

Esta cifra se explica, como señala su presidenta, Carmen Tejera, por la terrible situación de crisis que se vive desde hace años: “Muchos de los asociados son personas mayores con muy pocos recursos o incluso sin ningún tipo de ingresos y el puesto en el Rastro es la única manera lícita de llevar algo de comida a casa”. Por eso, explica Tejera, es tan importante que los comerciantes entiendan y sigan los pasos adecuados para formalizar todos los trámites administrativos necesarios para legalizar definitivamente este espacio. Pasos que se inician ahora con la tramitación individual de las 631 licencias, sustituyéndose así el permiso único que había para este espacio.

De esta manera, la presidenta de los comerciantes estableció como fecha más probable para el traslado definitivo del Rastro, del que se había hablado que se haría después de carnavales, en dos meses y medio: “Es el tiempo que estimamos se va a tardar en tramitar todos los papeles”.

Será entonces, en junio, cuando el Rastro abandone los alrededores de Bravo Murillo para instalarse en las calles de Francisco Bonnin, Bethencourt y Molina, Darias y Padrón, Juan Álvarez García, Leoncio Rodríguez y la avenida Buenos Aires. Este espacio se amplía también a la plaza situada junto al centro Príncipe Felipe y mantiene la avenida José Manuel Guimerá desde Juan Álvarez García.

Durante la reunión se comprobó, según las palabras de la propia Carmen Tejera, que el Rastro, “tiene una sola voz”, ya que la mayoría de los comerciantes que asistieron a esta primera asamblea mostraron su conformidad con el proceso seguido hasta ahora para la legalización definitiva de mercadillo.

Piden autorizar nuevas licencias

Una asociación con 1.600 censados como es la que aglutina a los comerciantes del Rastro, donde se compran y venden productos, la mayoría, de segunda mano, deja claro, como señala Tejera, “que estamos ante un fiel reflejo de las muchas necesidades que está pasando mucha gente y que ven en el Rastro una forma de salir adelante”.

Este es el motivo por el que desde la asociación, reconoce su presidenta, se pretende negociar con el Ayuntamiento que, aquellos puestos que actualmente están vacíos, bien por el fallecimiento de su titular o por la jubilación de los mismos, “puedan ser ocupados por gente nueva o incluso aumentar el número de puestos redimensionando los tamaños de algunos puestos”. Hay que recordar que el Consistorio solo ha autorizado las 631 licencias ya existentes y no ninguna nueva.