X
fútbol sala >

Andrés Pedreira reclama justicia

   
Andrés Pedreira, presidente del Uruguay Tenerife,

Andrés Pedreira, presidente del Uruguay Tenerife, explica con detalle los incidentes ocurridos. / J.G.

ÁLVARO DÍAZ | Santa Cruz de Tenerife

Andrés Pedreira
, presidente del Uruguay Tenerife, informó ayer a la prensa, a través de un comunicado oficial, que, por un lado, ya presentó “una denuncia ante la policía nacional” por los hechos sucedidos el pasado sábado en la cancha del San Vicente y que, por otro, aportó “todas las pruebas a la Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS) para que tome medidas” tras los lamentables mencionados acontecimientos.

Hay que recordar que el Uruguay Tenerife FS se llevó los tres puntos de Alicante al vencer al Hércules San Vicente por un claro 1-4 en un partido muy disputado, marcado por la tensión en la cancha y en la grada.

En su extenso, argumentado y detallado comunicado, Andrés Pedreira relata punto por punto cómo sucedieron los hechos desde la segunda parte del partido hasta algunas horas después de finalizado el mismo. Y es que según relata el presidente del divisionario chicharrero, “además de la agresión los jugadores y cuerpo técnico del Uruguay, ante la pasividad local de llamar a la policía local y guardia civil, tuvieron que encerrarse con llave en su vestuario para evitar ser agredidos de gravedad. El peor parado fue Pablo González que acabó en el hospital con la nariz rota. Ningún miembro del San Vicente hizo nada por evitar el altercado. De hecho miembros de la directiva participaron, también, en las agresiones. Incluso después de llegar las fuerzas de seguridad, siguieron increpando a los miembros del Uruguay que temieron por su integridad física”, añade Andrés Pedreira.

Sorprendentemente, el Diario Información señala en su web que “el árbitro se vio obligado a detener en dos ocasiones el encuentro al verse increpado por varios aficionados que bajaron hasta la valla que separa la pista de juego. Los incidentes continuaron a la finalización del choque y el Uruguay solicitó la presencia policial para abandonar el pabellón de San Vicente. Finalmente, los altercados no pasaron a mayores”, dice el citado medio.