X
tribunales >

Piden 20 años de cárcel para un matrimonio de A Coruña por la muerte de un menor que robó en su casa

   

EUROPA PRESS | A Coruña

Un jurado popular juzgará desde este viernes, día 4, en la Audiencia Provincial de A Coruña, a un matrimonio del municipio coruñés de Pontedeume por la muerte de un joven de 17 años que asaltó su domicilio en la madrugada del 10 de julio de 2011.

La Fiscalía y la defensa califican los hechos de homicidio, pero solicitan la absolución, frente a las acusaciones particulares, en representación de los padres y hermanas del menor, que reclaman 20 años de prisión por un delito de asesinato, según los escritos de calificación provisional a los que ha tenido acceso Europa Press.

Los hechos se produjeron en la noche del 10 de julio de 2011, cuando J.A.F.C., de 68 años, fue alertado por su mujer, M.C.F.G., de 67 años, de que alguien había entrado en la vivienda.

En coincidencia con la defensa, la Fiscalía sostiene que el acusado, “con capacidad visual limitada y sin tiempo a ponerse las gafas” se dirigió a la habitación, donde se hallaba el intruso “y que se encontraba a oscuras”, añade.

“ATEMORIZADO” POR SU VIDA

Además, indica que éste se abalanzó sobre el acusado, “llegando a cogerlo por el cuello” y que, entre ambos, se inició un forcejeo. “Atemorizado por un mal grave e inminente contra su vida e integridad física y la de su esposa”, afirma que tomó “para su defensa” un cuchillo con una hoja de 27 centímetros”, que le facilitó su mujer.

“Temiendo por su vida y sin ver hacia dónde apuntaba, ofuscado, empezó a asestar varios golpes con el cuchillo a través de la puerta de la habitación, tras la que trataba de ampararse la víctima”, añade. Poco después, el menor salió de la casa, falleciendo en las proximidades.

EXIMENTES

La Fiscalía y la defensa piden que se apliquen las eximentes de legítima defensa y miedo insuperable, a la que el letrado de los acusados añade la eximente de estado de necesidad. Así, alega que su cliente actuó tras verse sorprendido por la “súbita aparición” de la víctima y “presa del pánico y con la única intención de defenderse y defender a su esposa”.

Por el contrario, las acusaciones, que representan a los padres y las hermanas del fallecido, argumentan que el menor recibió “siete puñaladas” y que no tuvo capacidad de defenderse.

También sostienen que “no hubo riesgo” para la integridad física del matrimonio y que estos no solicitaron los servicios sanitarios tras fallecer el menor. Además, afirman que limpiaron “concienzudamente” la vivienda y el cuchillo empleado.

DELITO DE ENCUBRIMIENTO, PARA LA HIJA Y SU MARIDO

Todas piden para el matrimonio –él como autor de la muerte del joven y ella como “cooperadora necesaria”– 20 años de prisión por un delito de asesinato, con excepción del padre del menor que, en caso de que se consideren los hechos homicidio, reclama 12 años de cárcel. Por el delito de omisión del deber de socorro que imputan a los acusados, piden una multa de 3.600 euros.

La madre y las hermanas del joven reclaman también 2 años de prisión, por un delito de encubrimiento, para la hija del matrimonio M. F.F, y su marido, C.A.G., guardia civil. Sobre ellos, la defensa sostiene que “jamás” conocieron la gravedad de las lesiones del menor hasta que fueron informados de su muerte.

En concepto de indemnizaciones, las acusaciones de la madre y hermanas solicitan 150.000 euros para la progenitora y 40.000 euros para cada una de las tres hermanas. El padre reclama, por su parte, 200.000 euros. El juicio se prolongará hasta el 10 de abril.