X
tenerife > Plan de Empleo

El Plan de Empleo favorece la contratación de mayores de 45 años

   
Cristina García y Cristina González, trabajadoras de Rea Auditores.

De izquierda a derecha, Cristina García y Cristina González, trabajadoras de Rea Auditores. / DA

DIARIO DE AVISOS | Santa Cruz de Tenerife

Se podría decir que a Cristina González y Cristina García les tocó la lotería en Navidad en forma de contrato laboral indefinido tras más de dos y cuatro años en paro, respectivamente. Las dos trabajan desde el pasado 18 de diciembre en la empresa Rea Auditores, en Santa Cruz, una firma que, gracias a la línea de ayudas del Plan de Acción por el Empleo del Cabildo de Tenerife, pudo ofrecer un puesto de trabajo estable a dos mujeres en paro y mayores de 45 años, un colectivo de difícil inserción laboral.

Esa empleabilidad es precisamente el objetivo que busca el Cabildo, que preside Carlos Alonso, con el denominado Plan de Acción por el Empleo. Su ejecución, entre 2013 y 2014, facilita la contratación de casi un millar personas desempleadas de la Isla, sobre todo las que han permanecido en paro por más tiempo. El desarrollo de esta acción se lleva a cabo a través de la Fundación Insular para la Formación, el Empleo y el Desarrollo Empresarial (Fifede), que se encarga también de asesorar a las empresas para que puedan acceder a las ayudas de manera eficaz.

El vicepresidente y consejero insular de Empleo, Efraín Medina, explicó que factores como el grado de estabilidad en los contratos y el emplear a personas con más dificultades para encontrar trabajo, como los jóvenes que buscan su primer trabajo y los mayores de 45 años, son factores que puntúan favorablemente para conceder esta ayuda a la contratación. “Queremos favorecer a quienes peor lo están pasando y darles una oportunidad que, sin herramientas como el Plan de Empleo, difícilmente pueden encontrar”.

En el caso de Rea Auditores, la Corporación insular les ha concedido una ayuda de 8.000 euros para los dos contratos referidos. Con más de 30 años de experiencia en la capital tinerfeña, esta empresa ofrece servicios de auditoría y son además administradores concursales, según señala Pedro Cabezas, administrador único de esta sociedad, para la que trabajan seis profesionales autónomos (auditores de cuentas y abogados) además de tres personas contratadas, dos de ellas con el auxilio del Plan.

“Nos presentamos a raíz de las facilidades que otorga el Cabildo con estas subvenciones. Nosotros ya teníamos pensado contratar a dos personas este año, pero la existencia de esta ayuda adelantó el proceso”, manifiesta Cabezas, quien aplaude esta iniciativa de la Institución insular en la medida en que ofrece mayor seguridad a la contratación. En este caso, asegura, conocía la profesionalidad de las dos candidatas en otras empresas y esto le ofrecía mayor confianza. Una de ellas, Cristina García, trabaja como administrativo, campo en el que tiene 13 años de experiencia. Tras más de cuatro años en paro y con dos hijos a su cargo, esta oportunidad laboral ha sido crucial para ella. “Tengo un hijo de 28 años que trabaja, pero vive conmigo, y una chica de veinte años, universitaria, que reside en Gran Canaria”.

A su edad asegura que el trabajo es tan necesario como para una persona joven, por eso no entiende que no contraten a los mayores de 45 años. “Cuando necesitas trabajar, te esfuerzas al máximo y eso es una garantía”, indica.

En la misma línea añade: “Defiendo que los jóvenes tienen derecho a trabajar, por supuesto, pero la gente joven en paro tiene la opción B, que es ir a casa de sus padres; en cambio, yo tengo responsabilidades y eso es importante”. Ahora, con un horario de de 8 a 15 horas, se muestra feliz, sobre todo tras dar carpetazo a tantos años de búsqueda de empleo.

“Fenomenal”

En este sentido, considera “fenomenal” que el Cabildo facilite la contratación de los desempleados mayores de 45 años: “Me da pena que no se pueda hacer más. Nadie lo sabe hasta que no se pasa. Esto es una ayuda fantástica. Ojalá hubiera más administraciones que lo hicieran”.

A su lado, su tocaya, Cristina González, economista, comparte esta apreciación. Sus circunstancias familiares se asemejan (también tiene dos hijos, aunque adolescentes) si bien, ella tiene que cuidar también a su madre, de 93 años, con quien convive. Agradece especialmente de su nueva empresa la flexibilidad horaria y comprensión con sus circunstancias familiares: “La empresa se adapta a nosotros, y al revés”.

A esto su compañera aclara: “Somos un equipo y si Cristina se tiene que ausentar por atender a su madre, la cubrimos”. Un ejemplo de esta flexibilidad es el hecho de que Cristina González entra a trabajar a las 09.30 y termina a las 16.30 horas. “Aquí te tratan como personas”, repuso. A igual que su compañera comparte que los jóvenes tienen que trabajar, pero los mayores tienen más responsabilidades en forma de cargas familiares, a esto se añade que al beneficiar a la mujer, se beneficia a toda la familia. Por este motivo, traslada su aprobación por el apoyo que medidas como el Plan de Empleo del Cabildo suponen para la empleabilidad de este colectivo.