X
Guía de Isora >

Playa San Juan será de nuevo primer punto de venta de pescado

   
Cofradía de Pescadores Playa San Juan Paulino Rivero Cristo Jiménez,

Cristo Jiménez, durante la inauguración de las instalaciones de la Cofradía de Pescadores. / DA

JOSÉ L. CONDE | Arona

La Cofradía de Pescadores Nuestra Señora de la Luz de Playa San Juan, en Guía de Isora, está tramitando ya el cambio de registro sanitario para volver a ser punto de primera venta de pescado, según ha señalado a este periódico el patrón mayor, Cristo Jiménez. Como ya informó DIARIO DE AVISOS, la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias ordenó hace varias semana suspender dicha ocupación dado que no se reunían los requisitos necesarios para desarrollar esta actividad.

Ante esta situación Cristo Jiménez ha manifestado que las instalaciones de la cofradía son bastante nuevas y que estamos pendiente del Análisis de Punto Crítico, que es lo que ha motivado el cierre del puesto de primera venta de pescado por la Consejería de Sanidad.

Tras esta medida, Jiménez se entrevistó con Juan Manuel Soto, vicepresidente de Pesca del Gobierno de Canarias, tras dos años solicitando este encuentro, para pedirle ayudas dada la situación de crisis en que se encuentra el sector.

El patrón mayor afirma que el cierre del punto de primera venta “está afectando seriamente a más de 100 familias, incluso más, que ahora se tienen que trasladar a los puertos de Tajao (Arico) y Los Abrigos (Granadilla), para poder comercializar sus capturas”.

La Cofradía de Pescadores Nuestra Señora de la Luz está integrada por unos 70 miembros, de los que la mitad cuenta con embarcación y que han expresado su preocupación por los gastos añadidos que supone no realizar su actividad en Playa San Juan. Destacan que el año pasado se vendieron unos 900.000 kilos de pescado.

Los requisitos para contar con el Análisis de Punto Crítico, en palabras de Cristo Jiménez, son designar un responsable, conocer quién se encarga de la manipulación del hielo y qué hacer en caso de avería, contar con depósitos de agua y zona para eviscerar el pescado, entre otras cosas, El patrón mayor, que será quien lo gestione, manifiesta que en breves días contarán con el permiso de sanidad ya que la cofradía, al ser de reciente construcción, cuenta con estos elementos imprescindibles.

Entre los principales problemas que tiene que afrontar la cofradía figura, además de la propia crisis, el furtivismo que ejerce una competencia desleal al no tener que afrontar cuotas como la Seguridad Social, permisos, gastos diarios y otra serie de requisitos, y las enormes cantidades de pescado que llegan a las islas tanto por los puertos como por los aeropuertos procedentes de países del Tercer Mundo.