X
redixit>>

Principios comunicativos – Ylka Tapia

   

Ante la “extrema profesionalización del mercado de trabajo, el uso del lenguaje, el modo de hablar, es una vara medir la profesionalidad del individuo en su actividad laboral”, advierte Antonio Briz, coordinador del libro Saber hablar (Santillana, 2008). Ahora, imaginen que tienen solo seis minutos para cumplir la premisa exponiendo conceptos básicos, que no vacuos, acordes a la especialización. Esto último fue el reto que me propuso la Sociedad de Desarrollo de Santa Cruz en Tecnológica 2014, y que permitió poner a prueba mi capacidad de síntesis y dialéctica a un ritmo dinámico y sin pausas.

El objeto de mi ponencia era la propia comunicación, pero en los medios digitales. Para ello, expuse cinco principios, aquellos que sustentan mi experiencia y trayectoria y que, además, ofrecen una foto fija y de tendencias. El primero se basa en la ecuación comunicativa: conectar (mediante las telecomunicaciones y en función de la ubicuidad móvil); compartir (todos participamos en la construcción de nuestro conocimiento); despertar pasiones (teniendo en cuenta la naturaleza orgánica o, si fuera posible, dar con la tecla para conseguirlo de forma artificial). El segundo lo compone el lenguaje que se nutre de la persuasión de la publicidad tradicional para captar atención. No obstante, las jergas de las nuevas profesiones provoca un uso de tecnicismos que complican artificialmente la lengua y ofrecen un falso e innecesario deslumbramiento; ejemplo de lo anterior es el propio título de mi ponencia objeto de este texto: Principios comunicativos en los entornos digitales y la transmedia.

Los principios número 3 y 4 están intrínsecamente relacionados: la hiperconexión y colaboración ha creado a los llamados omnívoros digitales, a los que consumen simultaneando pantallas (smartphones y televisión, entre otros), lo que “obliga” a los estrategas de marketing a convergir los medios propios (contenido corporativo), pagados (publicidad offline y en línea) y ganados (las reacciones orgánicas de los usuarios) para así alcanzar visibilidad. Por tanto, las audiencias activas y editoras, los lean forward, son los destinatarios de la transmedia, hibrismo narrativo que divide una historia en piezas independientes con sentido global para diversas plataformas -audiovisual, literatura, etcétera-. Solo así es posible cautivar y fidelizar mediante experiencias, contrarrestando la sobresaturación informativa.

@malalua