X
tribuna > Ignacio González Santiago

La reserva de inversiones en Canarias – Por Ignacio González Santiago

   

La consejera de Empleo, Industria y Comercio del Gobierno de Canarias, Francisca Luengo, PSOE, pidió al diputado del PP Asier Antona que explique a los canarios por qué propone que el 40% de la inversión de la Reserva para Inversiones en las Islas Canarias, RIC, se haga fuera de Canarias, con el nuevo Régimen Económico y Fiscal, REF, y por qué el empleo que se pueda generar se cree también fuera y no en Canarias. La consejera tiene razón y además, como máxima responsable autonómica en empleo, es su obligación, con las actuales tasas de paro, exigir que la Reserva para Inversiones en las Islas Canarias, como su propio nombre indica, se invierta en Canarias. La única pega es que fue su compañero de partido, el expresidente del Gobierno de Canarias Jerónimo Saavedra, el primero que propuso que la RIC se invirtiera fuera. Cuando lo propuso el PSOE, se opuso el PP. Ahora, que lo propone el PP, se opone el PSOE. Fuerte vacilón se tienen los partidos estatales con Canarias. Cambian de opinión, sin ningún rubor, según estén en el gobierno o en la oposición en Madrid. La cosa es más o menos así. El Parlamento de Canarias aprobó una propuesta de modifcación del Régimen Económico y Fiscal de Canarias, el REF, por unanimidad de todos los partidos políticos, incluyendo el PP, para elevar al Gobierno central. De repente y sin encomendarse a Dios pero sí al diablo, al que, si se fijan bien, cada vez se parece más Soria, el PP se sacó de la chistera en Madrid la posibilidad de que la RIC pudiera materializarse fuera de Canarias, algo que no estaba en la propuesta canaria y que por lo tanto no está consensuado con nadie. Una vieja idea que lanzó hace años Jerónimo Saavedra y que fue rechazada entonces por todos los partidos, incluido ahora también el suyo. Hoy como antes, Soria, igual que Saavedra, no consultó con nadie, salvo quizá con algún intrépido empresario empeñado en abrir en África. El argumento baladí para tamaño disparate es la manida internacionalización de la empresa canaria. Algo importante, pero secundario cuando Canarias padece la tasa de paro más alta del Estado. Lo que faltaba es que, justo en estos momentos, se permita a los empresarios canarios materializar la RIC fuera de Canarias. O lo que es lo mismo, sacar libremente sus beneficios, por los que no pagan, al dotar la RIC, para invertirlos fuera de las Islas. Es importante recordar que el empleo es una función directa de la inversión. A mayor inversión, más empleo, y viceversa. Lo que hay que hacer es exactamente lo contrario: ampliar lo supuestos en los que se puede materializar la RIC, añadiendo la creación de empleo neto en Canarias, como la mejor medida económica contra el paro. Sólo en el caso, desgraciadamente poco probable y muy lejano, de que no hubiera paro en Canarias, podríamos plantearnos que parte de ese ahorro de impuestos, que supone la RIC, se invirtiera fuera. Hoy, con casi 400.000 parados, nadie lo entendería.

Ignacio González Santiago es DIPUTADO Y PORTAVOZ DE EMPLEO DEL GRUPO PARLAMENTARIO NACIONALISTA CANARIO