X
sucesos >

Tardan 13 años en dictar una sentencia por estafa inmobiliaria

   

T. F. | Santa Cruz de Tenerife

La Sección Sexta de la Audiencia provincial de Santa Cruz de Tenerife ha dictado recientemente sentencia condenatoria por una estafa continuada que se practicó en la Isla entre los años 1998 y 1999. El documento judicial, que hoy adelanta este periódico, ha sido hecho público esta semana a pesar de que está fechado en noviembre de 2013 a la espera de las comunicaciones a todos los afectados.

Los hechos que ahora se consideran probados indican que el condenado, entonces presidente de Archipiélago de Viviendas SL, cometió el referido delito al hacerse pasar por el propietario de los terrenos sobre los que se iban a construir dos conjuntos residenciales ubicado en el término municipal de Guía de Isora, concretamente en Piedra Hincada. En concreto, sobre los primeros terrenos no pagó lo acordado con sus dueños y sobre los segundos solo tenía una reserva de dominio. Se entiende igualmente que el ahora condenado operó así motivado por un enriquecimiento ilícito y siguiendo un plan preconcebido a tal fin.

Por todo ello, se le ha condenado a una pena de once meses y 29 días de prisión, así como a una pena de multa de 5 meses y 29 días a 6 euros al día (arroja un total de 1.074 euros). Además tendrá que indemnizar a los veintiún afectados, aunque no todos del mismo modo. Estas víctimas se agrupan de modo dispar, ya que se trata de nueve matrimonios o parejas de hecho más tres personas que actuaron de forma individual.

Devolver el dinero

La sentencia considera probado que, en total, se apropió de unos 30 millones de las antiguas pesetas (más de 180.000 euros), que ahora tendrá que devolver. Dos intermediarios han sido absueltos por estos hechos.

El tribunal aprecia dilaciones indebidas muy cualificadas al entender que la causa no era tan compleja como para retrasarse trece años.