X
CD TENERIFE > EL REPORTAJE

Trayectorias opuestas

   

ÓSCAR HERRERA | Santa Cruz de Tenerife

Suso celebra con rabia su gol al Mirandés hace varias semanas. | S. M.

Suso celebra con rabia su gol al Mirandés hace varias semanas. | S. M.

Nada que ver con hace tres años. El Tenerife que descendió a Segunda División B en la temporada 2010-2011 en nada se asemeja al de la campaña presente. El actual Tenerife suma, después de 28 jornadas, los mismos puntos (38), que aquel conjunto que dio con sus huesos en la categoría de bronce y acabó la temporada descendido tras 42 partidos. Aquel curso el representativo terminó la liga con esas 38 unidades, después de haber ganado solo nueve partidos, empatado 11 y perdido 22.

En la actualidad, el cuadro de Álvaro Cervera ya lleva 10 victorias, con ocho igualadas y 10 derrotas ligueras. 42 goles fueron los que anotó el combinado blanquiazul hace tres años, recibiendo la friolera de 66. Ahora mismo, y restando 14 partidos para el cierre del campeonato, el CD Tenerife lleva ya 32 dianas, habiendo recibido 34 con un balance negativo de menos dos en el coeficiente de tantos a favor y en contra, mientras que en 2011 finalizó la liga con un balance desfavorable de menos 24. En cualquier caso, solo hay que fijarse en cómo está de diferente la competición para darse cuenta de que esta no es una liga normal, en comparación con otras temporadas en Segunda División.

La liga más competida
En la campaña 10-11, junto al cuadro insular, descendieron a Segunda B otros tres equipos con una puntuación que trasladada al presente casi daría la salvación. Quitando al Salamanca, que bajó con 46 puntos, también cayeron en el pozo la SD Ponferradina con 34 puntos y el Albacete Balompié, colista con 32. En estos momentos, el equipo que cierra la tabla es el Girona con 30 puntos, mientras que el conjunto que marca la frontera de los cuatro últimos es el Deportivo Alavés con 33 puntos.

A estas alturas de la temporada de referencia 2010-2011, el equipo que entrenaba Antonio Tapia antes de ser destituido tenía 11 puntos menos (27), que ahora tras haber jugado 28 partidos (38), y contaba con 13 derrotas; lo que se traduce en que aquel desastroso equipo perdió nueve de los 14 encuentros que disputó hasta el final de la temporada. Una errática y pésima trayectoria que lo condujo irremediablemente hacia la Segunda División B.

Pablo Sicilia refleja el rostro de la impotencia tras una derrota en el Heliodoro en la liga 10-11. | SERGIO MÉNDEZ

Pablo Sicilia refleja el rostro de la impotencia tras una derrota en el Heliodoro en la liga 10-11. | SERGIO MÉNDEZ

Quitando la temporada del ascenso a Primera (08-09), en las que tras 28 partidos se contaba con 49 puntos (los mismos que tienen ahora los dos clubes que lideran la clasificación, como son Eibar y Deportivo), y echando la vista hacia atrás, encontramos que en la 07-08 el equipo isleño tenía solo un punto más que ahora (39), y era noveno.

Una campaña antes, (06-07), el CD Tenerife tenía a estas alturas de competición 35 puntos, mientras que en el curso 05-06 era decimoctavo, y estaba al borde de los puestos de descenso, con 31. Mientras, en la temporada 2004-2005, el conjunto blanquiazul era décimo tras 28 partidos, y tenía 39 puntos, uno más que ahora; y en la 2003-2004, tenía la peor puntuación de la última década y era penúltimo clasificado con solo 30 unidades. Por último, nos fijamos en la campaña 2002-2003, la siguiente tras bajar de Primera División, y aquel año el equipo tinerfeñista contaba con dos puntos más que en la actualidad (40), y ocupaba la sexta plaza a seis de los puestos de ascenso. Números y datos que corroboran la buena línea que sigue el grupo de Cervera para lograr el objetivo de la permanencia y tener un final de liga tranquilo si continúa por este camino.

Lo que queda
Restan todavía 14 partidos para que finalice la temporada presente, y todavía a estas alturas no se puede definir por qué objetivo acabará peleando el equipo entrenado por Álvaro Cervera. El punto de mira siempre ha estado en superar la barrera de los 50 puntos y garantizar un año más la continuidad en el fútbol profesional, pero nadie puede adivinar si los tinerfeñistas seguirán con esta progresión y podrán optar a cotas mayores; algo que desde el propio equipo se quiere evitar mencionar, pero que los mismos futbolistas sí comentan en círculos internos del vestuario del representativo.

Al CD Tenerife le quedan por jugar siete partidos en el Heliodoro: Recreativo de Huelva, Ponferradina, Deportivo Alavés, CD Numancia, Girona CF, Córdoba CF, y Real Murcia; y otros tantos envites lejos de la Isla: RCD Mallorca, Deportivo de La Coruña, SD Eibar, Real Jaén, UD Las Palmas, CE Sabadell, y Sporting de Gijón. A primera vista, a domicilio es donde tiene los choques más complicados, pero también es donde mejor está respondiendo el equipo en este 2014.

La estabilidad del banquillo
Álvaro Cervera es desde junio de 2012 el entrenador del CD Tenerife, renovado hace un año por dos temporadas más, el preparador ecuatoguineano ha pasado por algún momento delicado al frente del equipo blanquiazul, pero siempre ha contado con el respaldo del director deportivo y principalmente del presidente de la entidad. Miguel Concepción tiene un alto concepto de Cervera a nivel profesional, y han sido muchas las ocasiones en las que lo ha defendido y elogiado públicamente. Muy diferente a la situación vivida hace tres años en Segunda División, en el que hasta cuatro técnicos se sentaron en el banquillo del Tenerife: Arconada, Mandía, Tapia y David Amaral, lo que se tradujo en una evidente inestabilidad.