X
economía >

La UE acelera el fondo para la quiebra de bancos

   
La Unión Europea (UE) aprueba un fondo de 55.000 millones para financiar quiebras. / EP

La Unión Europea (UE) aprueba un fondo de 55.000 millones para financiar quiebras. / EP

EUROPA PRESS | Bruselas

Los negociadores de la Eurocámara y de los Gobiernos de los Veintiocho alcanzaron ayer un acuerdo sobre el mecanismo único de liquidación de bancos en crisis y el nuevo fondo de 55.000 millones de euros para financiar las quiebras, lo que permite completar una unión bancaria diluida antes del fin de la legislatura. El compromiso debe ser ratificado por los Estados miembros en los próximos días y la Eurocámara lo votará en su último pleno en la semana del 14 al 17 de abril, aunque no se esperan problemas en estos trámites.

El mecanismo único de liquidación es el segundo pilar de la unión bancaria y su objetivo es que sean los bancos y no los contribuyentes los que paguen la factura de futuras crisis. “Junto con las reformas en el sector financiero en los 28 Estados miembros, la unión bancaria completada pondrá fin a la era de rescates masivos”, señaló el comisario de Servicios Financieros, Michel Barnier. Para ello, se creará un fondo de liquidación dotado con 55.000 millones de euros que se financiará con aportaciones de las propias entidades. La banca española deberá aportar hasta un máximo de 8.200 millones, según los cálculos del ministerio de Economía.

Durante las negociaciones entre la Eurocámara y los Gobiernos, se acordó acortar de 10 a 8 años el periodo de creación de este fondo. Además, de acelerar el ritmo de mutualización al principio del proceso, hasta lograr el 70% en los tres primeros años (40% el primer año, 20% el segundo y cerca del 10% el tercero). “Esto aumenta la potencia de fuego del fondo y evitará enormes facturas a los contribuyentes”, afirmó una de las negociadoras del Parlamento, la popular Corien Wortmann-Kool.

El compromiso supone una cesión por parte de Alemania, impuso un periodo de transición de 10 años durante el cual el fondo de liquidación estaría formado por compartimentos nacionales, lo que significa que cada país pagaría por sus propios bancos. La Eurocámara alegó que así el fondo no tendría liquidez suficiente, especialmente durante los primeros años, y pedía recortar los plazos a tres años. Los parlamentarios han aceptado un periodo más largo a cambio de acelerar la mutualización. Se acordó también acelerar los plazos para reforzar la liquidez del fondo de liquidación con el que se le autorizará a endeudarse en los mercado, que no podrá contar con ningún aval público y solo podrá ofrecer como garantía sus recursos.