X
economía >

Uno de cada tres consumidores toma alimentos caducados

   
carros de la compra supermercado

El 71% de los encuestados hace la compra “justa”. / E.P.

M. FRESNO | Santa Cruz

Si hay algo que ha cambiado la crisis económica es el hábito de consumo. Desde el año 2007, las familias han tenido que ir reduciendo progresivamente sus gastos en vacaciones, ropa, ocio y, ahora, en la cesta de la compra. Hasta el 61% de los consumidores se han visto obligados a racionalizar el gasto en alimentos.

Esta es una de las conclusiones del estudio realizado por la Confederación Española de Organizaciones de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios (Ceaccu) a más de 750 familias sobre hábitos de compra que, entre otras cosas, desvela que uno de cada tres consumidores admite que ha tomado alimentos caducados, “si no han pasado muchos días”, algo que la Ceaccu califica de “tremendamente preocupante” porque al caducar, que es diferente del consumo preferente, “dejan de ser seguros”.

Estos resultados, coherentes con la precaria situación económica que viven muchos hogares, ayudan a explicar por qué la mayoría de los consumidores (71%) no tira la comida porque hacen la compra justa. En caso de quedar restos de lo que se cocina, el 83% los reutiliza, un 50% los conserva para consumirlos otro día y el 33% prepara nuevos platos con las sobras.

La situación es preocupante, tal y como revela la confederación de consumidores, porque si bien el 92% de los encuestados consulta la fecha marcada en los alimentos, el 39% no es capaz de distinguir entre consumo preferente y la fecha de caducidad. Según una encuesta de Eroski Consumer, el gasto medio familiar en el Archipiélago se ha reducido en el 36% en seis años.

Esto demuestra, en opinión del presidente de la Unión de Consumidores en Canarias (UCE), Raúl Alonso, que Canarias va un paso por detrás, porque además tiene “la cesta de la compra más cara y los sueldos más bajos”. El consumidor, explicó, ha ido cambiando sus hábitos también motivado por las grandes cadenas de supermecados que han ido introduciendo poco a poco la marca blanca. “Con esta táctica el cliente termina comprando lo que quiere el supermercado a los precios que ellos quieren, ya que al final son los que imponen los precios tanto al productor como al consumidor”. Alonso añadió que los supermercados, incluso, ya ofertan los productos con baja fecha de consumo, que antes se retiraban, a precios más bajos. “Es una nueva táctica que se une a un mejor aprovechamiento de los alimentos y a la búsqueda de ofertas”, lo que demuestra que la crisis ajusta la comida a los comensales y dejó atrás “esas grandes compras del mes”.

Las conclusiones del informe

Hábitos. Uno de cada tres consumidores busca más ofertas, el 23% aprovecha más la comida, el 9% ha reducido el gasto en alimentación y el 18% ha notado que la cesta de la compra es más cara.

Formato. Prima la compra en mercado o supermercado pequeño (68%) frente a la gran superficie (8%) así como la compra al peso (82%) frente a la de bandejas. El 71% hace la compra justa. El 55% de los encuestados cocina justo lo que se va a comer.

Desperdicios. El 33% de los encuestados admite que toma productos caducados si no han pasado muchos días y el 27% que los toma si están bien de aspecto.