X
TELECOMUNICACIÓN >

Vodafone confirma la compra de Ono por 7.200 millones de euros

   

EUROPA PRESS | Madrid

VODAFONE Y ONO

La operadora británica Vodafone ha confirmado la compra de la firma de cable Ono por un importe total de 7.200 millones de euros, incluyendo la deuda del grupo español.

La compañía ha comunicado al regulador bursátil de Reino Unido que con esa operación espera lograr sinergias de costes e inversiones en capital (capex) de aproximadamente 240 millones de euros anuales, antes de los costes de integración y una vez transcurridos cuatro años del cierre de la operación, lo que supone un valor actual neto, integrando los costes, de 2.000 millones de euros. Además, la firma espera sinergias en ingresos por un valor actual neto de 1.000 millones de euros.

La transacción, pendiente de la aprobación de las autoridades regulatorias, valora a Ono en 7,5 veces el Ebitda. Una vez comunicada la operación, las acciones de Vodafone en la Bolsa de Londres subían un 1%, hasta las 2,24 libras por título (unos 2,68 euros).

Vodafone ha indicado que la transacción acelera la estrategia de la firma de ofrecer servicios de comunicación unificados en un mercado europeo altamente convergente, lo que proporciona una significativa ventaja en lo que significa el desarrollo de la redes y es complementario con el programa de despliegue de fibra óptica hasta el hogar (FTTH) que está llevando a cabo el grupo en España .

Ono alcanza con su red de nueva generación a 7,2 millones de hogares y ofrece servicios a 1,9 millones de clientes en 13 de las 17 comunidades autónomas en las que está presente. A su vez, Vodafone cuenta actualmente con cerca de 14 millones de clientes de telefonía móvil y unos 900.000 clientes de fijo.

Ono cerró el pasado ejercicio con unas pérdidas de 24,68 millones de euros, frente al saldo positivo de 52,3 millones de euros del año anterior, mientras que sus ingresos totales mejoraron un 1,6% en 2013, hasta los 1.598 millones de euros.

La compañía de cable finalizó el año con 1,08 millones de clientes de móvil, 1,53 millones de clientes de Internet y 1,8 millones de clientes de telefonía fija.

OFERTAS CONVERGENTES

El consejero delegado de Vodafone, Vittorio Colao, ha indicado que con esta operación se crea un proveedor de comunicaciones integradas líder en España, lo que representa una oportunidad para crear una oferta de valor.

“La demanda de productos y servicios de comunicaciones unificadas se ha incrementado significativamente en los últimos años en España, y esta operación, junto con nuestro programa de fibra hasta el hogar, acelerará nuestra capacidad de ofrecer las mejores ofertas integradas”, ha afirmado Colao.

Por su parte, el presidente de Ono, José María Castellano, ha indicado que esta adquisición refleja la posición atractiva de Ono como el proveedor líder en España de banda ancha de alta velocidad, televisión de pago y comunicaciones fijas.

“Como parte de Vodafone, Ono continuará aprovechando nuevas oportunidades de crecimiento y ofrecerá la calidad que los clientes esperan”, ha asegurado Castellano.

Morgan Stanley ha actuado como asesor financiero de Vodafone, mientras que el asesor financiero principal de Ono en esta operación ha sido Deustche Bank. Otros asesores de la española han sido Bank of America Merrill Lynch, JP Morgan, UBS, Ernst & Young, y Weil, Gotshal & Manges.

DESPLIEGUE DE FIBRA

El consejero delegado de Vodafone España, Antonio Coimbra, ha explicado este lunes que la compañía reducirá a la mitad los objetivos del plan de despliegue de fibra que mantiene con Orange y que incluían llegar a seis millones de hogares de forma conjunta en 2017 tras la compra de la firma de cable española Ono.

En todo caso, el directivo ha querido aclarar que la compañía continuará con sus planes actuales de despliegue, que suponen llegar a 1,5 millones de hogares en septiembre de 2015, que se sumarán a los otros 1,5 millones de hogares de Orange, e intentará además acompasar el despliegue de esta tecnología para evitar duplicidades con la red actual de Ono, que llega a 7,2 milllones de unidades inmobiliarias, lo que supone un 41% de los hogares en España.

El directivo ha subrayado que el compromiso con Orange incluía alcanzar tres millones entre las dos compañías en 2015 y que el resto eran “objetivos”, por lo que no se incumple ningún contrato y no prevé problemas con su rival en este sentido.

El consejo delegado de Vodafone ha señalado que sumando sus planes de despliegue en fibra con la presencia actual de Ono, la firma llegará potencialmente a más de 10 millones de hogares con esta tecnología de nueva generación, lo que es “claramente suficiente” para los objetivos del grupo. “No vamos a hacer una sobreinversión en fibra”, ha aseverado el directivo.

Del mismo modo, el directivo, que ha confirmado que Vodafone mantendrá la intención de lanzar una oferta comercial de fibra en abril, sin precisar a cuántos hogares alcanzará, ha subrayado que con la adquisición de Ono la firma empieza un nuevo ciclo de crecimiento en redes de nueva generación.

MIGRAR LOS CLIENTES DE MÓVIL DE ONO A SU RED “TAN PRONTO COMO SEA POSIBLE”

Coimbra, ha indicado que la intención de la compañía es migrar a los clientes de móvil de Ono, que actualmente mantiene un acuerdo mayorista con Telefónica, a su red “tan pronto como sea posible”.

“Hay que mirar y respetar los contratos. Probablemente habrá que negociar y buscar el mejor momento para hacerlo. Ahora, queremos hacerlo tan pronto como sea posible”, ha indicado el directivo a los periodistas tras la rueda de prensa de presentación de la compra de Ono por parte del grupo británico por 7.200 millones de euros.

Ono, que utiliza la red de móvil de Telefónica desde 2007 y alcanzó el pasado año un acuerdo con esta compañía para prorrogar el contrato de Operador Móvil Virtual (OMV), tenía a cierre del pasado año 1,08 millones de clientes y es de las operadoras vencedoras en portabilidad móvil mes tras mes, mientras que Vodafone, que acumula unos 14 millones de clientes móviles, perdió 1,36 millones de usuarios en este segmento el pasado año.

Tras la operación, Vodafone se convertirá en la tercera compañía de telecomunicaciones en España con un total de 17,2 millones de clientes entre el móvil y fijo, por detrás de Telefónica, con 24,9 millones de clientes, y por delante de Orange, con 14,4 millones.

OCU considera “una mala noticia” la compra y pide a la CNMC “revisar con lupa” la operación

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha considerado una “mala noticia para la competencia” la compra de Ono por Vodafone y ha pedido a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) que “revise con lupa” el acuerdo para “evitar una concentración en el sector que anule la competencia”.

En un comunicado, la asociación señala que la operación representa “el adiós” al plan de Vodafone de desarrollar su propia red de fibra óptica, así como una ralentización en la implantación de este medio de transmisión en redes en España.

Además, subraya que la compra supone que el consumidor “pierde alternativas”, ya que Vodafone “se quita de en medio uno de los competidores que más cosquillas le hacía”.

Por otra parte, advierte a los consumidores de que pueden sufrir cambios en sus productos contratados, ya que si cuentan con ADSL con Vodafone podrían intentar moverles a tarifas con velocidad superior y TV incluida, mientras que si son clientes de Ono habrá cambios en la cobertura móvil, que dejará de depender de Movistar y pasará a ser de Vodafone.