X
CUARTOS DE FINAL DE LA CHAMPIONS>

Un Atlético sublime

   
Los jugadores del conjunto rojiblanco muestran su júbilo tras eliminar al FC Barcelona, en un estadio Vicente Calderón en éxtasis. / REUTERS

Los jugadores del conjunto rojiblanco muestran su júbilo tras eliminar al FC Barcelona, en un estadio Vicente Calderón en éxtasis. / REUTERS

EUROPA PRESS | Madrid

El Atlético de Madrid doblegó 1-0 con toda autoridad al FC Barcelona en un eufórico Vicente Calderón para sellar su pase a las semifinales de la Liga de Campeones, una gesta histórica para su currículun moderno tras un duelo de vuelta de cuartos de final en el que los locales borraron del mapa a un inoperante Barça que apenas tuvo ocasiones y pudo irse sin opciones ya al descanso, aunque terminó mandando solo el gol de Koke a los seis minutos.

Después de comerle la tostada en el duelo de ida 1-1 los de Diego Pablo Simeone volvieron a ser superiores a un Barça que se queda sin la que hubiera sido su séptima presencia consecutiva en las semifinales de la Champions. El premio, merecido, se lo llevó el Glorioso, tras una demostración de entrega y sacrificio como equipo, que pasó por encima de su rival para romper la serie de enfrentamientos entre ambos. Cuatro duelos, cuatro empates. El quinto fue del Atleti y con él, un billete a semifinales, una ronda que los aficionados rojiblancos no saboreaban desde 1974.

De las muchas cábalas sobre qué depararía la puesta a punto del quinto choque entre ambos, mandó la historia de siempre: un Atleti superior explotando al máximo su identidad de equipo y un Barça actuando como si la cosa no fuese con él. La primera mitad fue un monólogo rojiblanco ante el peor Barcelona de la temporada, superado en todas las líneas en un repaso que recordaba al sufrido ante el Bayern en la pasada edición.

Los de Martino fueron un muñeco en manos de los colchoneros y sólo la falta de fortuna y los postes impidieron que el resultado al descanso hubiese sido sonrojante para los catalanes. La salida en tromba de los de Simeone volvió a pillar a los culés y el primer gol, de Koke en el minuto seis, tras un poste de Adrián, fue solo el primer aviso.

Después Villa tuvo otros dos postes y todo eso sin descuidar las tareas defensivas, aprovechando las salidas rápidas ante un Barça desaparecido.
Lo mejor para el Barça parecía la llegada del descanso. La esperanza culé pasaba por la aparición de Andrés Iniesta y de un Leo Messi que parecía destinado a alargar su gafe en este serial contra el Atleti. Salvo un espejismo en los primeros minutos, donde Neymar y Xavi tuvieron el gol en la misma embarullada jugada, el guión no cambió en exceso hasta el final del choque.