X
candelaria >

El Ayuntamiento decide denunciar el contrato de gestión de Aqualia

   
El servicio de Aqualia ha recibido muchas quejas vecinales. / NORCHIL

El servicio de Aqualia ha recibido muchas quejas vecinales. / NORCHIL

NORBERTO CHIJEB | Candelaria

El Ayuntamiento de Candelaria denunciará el contrato de adjudicación del servicio de abastecimiento domiciliario de agua potable y saneamiento que mantiene con la empresa Aqualia, tal y como se desprende de la propuesta presentada el martes, por el concejal de Aguas, Domingo Ramos, y que será debatida por el Pleno del 29 de abril.

El 15 de mayo de 2015 se cumplen 20 años desde que Seragua, hoy Aqualia, lleva la gestión del servicio en el municipio, y tal como se estipula en el contrato este se prorroga cada 10 años, siempre que no se denuncie por las partes. En esta línea, cabe recordar que en 2004 también se realizó la denuncia del contrato logrando importantes mejoras. Mejoras que, sin embargo, no han apreciado los vecinos en este decenio, con multitud de quejas por el mal funcionamiento del servicio o por el encarecimiento de la tarifa del agua por no cumplir el grupo de gobierno con la revisión de precios cada año. Ahora se subirá en 2014 entre el 6% y el 14%, según anunció el alcalde, aunque Domingo Ramos nos sorprendió ayer afirmando que esta revisión “nada tiene que ver las sentencias judiciales” que tienen que acatar, y que le costarán al Consistorio en torno a tres millones de euros. Ramos, eso sí, no negó que esa deuda podría negociarse con Aqualia -“cabe esa posibilidad”, dijo- en caso de que se termine prorrogando diez años más el contrato ahora denunciado.

Por lo pronto, el Consistorio no ha decidido aún si llegado el 15 de mayo de 2015 prorroga el contrato actual, estudiando alternativas que mejoren la gestión del mismo, o bien opta por recuperar la gestión del servicio, bien a través de gestión directa o realizar una nueva licitación.

Ramos anunció que hasta ayer no había recibido las mil y pico firmas recogidas por Izquierda Unida solicitando el rescate del servicio de agua por el Ayuntamiento y comentó que “será muy difícil poderlo mancomunar con los otros consistorios del Valle”, también con gestión de Aqualia.

Izquierda Unida presenta más de mil firmas para rescatar el servicio

N. C.
Candelaria
Casualidad o no. Antes de conocerse la decisión del grupo de gobierno de denunciar el contrato de Aqualia, Izquierda Unida en Candelaria y el coordinador insular, José Pérez Ventura, presentaban, en la puerta del Ayuntamiento, más de mil firmas (1.175) exigiendo el rescate del servicio del agua, dentro de una campaña en el Valle -también con concesiones de Aqualia en Arafo y Güímar- bajo el lema Manos al agua.
Francisco Martín Coello, coordinador local de IU, dejó claro que en 20 años el servicio de Aqualia ha sido un desastre para el municipio, enumerando que “los cortes continuados de suministros de agua, las fugas constantes en la red, el encarecimiento de la tarifa y la deuda millonaria contraída son motivos suficientes para solicitar la recuperación del suministro de agua por parte del Ayuntamiento”.
Tanto Martín como Ventura denunciaron la labor del alcalde por “dejación de funciones en el control del servicio” , sentenciando que “el alcalde está secuestrado por Aqualia”.

Representantes de Izquierda Unida, por fuera del Consistorio. / NORCHIL

Representantes de Izquierda Unida, por fuera del Consistorio. / NORCHIL


Díaz critica la subida por “la nefasta gestión socialista”

La portavoz de Coalición Canaria en Candelaria, Nazaret Díaz, explicó que el anuncio del alcalde candelariero de que se va a subir el precio del agua en 2014 entre el 6 y el 14% “es consecuencia directa de la nefastas gestión socialista”. Díaz recordó que en 2013 los vecinos ya tuvieron que soportar un incremento del 18% del precio del agua, “una subida desproporcionada que deriva de la mala gestión política, por no hacer lo que se espera de un alcalde, que no es otra cosa que velar por el bienestar de los vecinos”.
La raíz del problema está, según explica la portavoz nacionalista, “en el comportamiento de absoluta permisividad del grupo de gobierno socialista con Aqualia, que gestiona el servicio con una pésima calidad”. A la vez que recalca que “una nefasta decisión del alcalde tiene consecuencias directas sobre el bolsillo de los candelarieros” .