X
GUÍMAR >

El Ayuntamiento garantiza que la piscina municipal no se cerrará

   
La piscina permaneció abierta ayer hasta las 22.30 horas. / NORCHIL

La piscina permaneció abierta ayer hasta las 22.30 horas. / NORCHIL

NORBERTO CHIJEB | Güímar

El grupo de gobierno del Ayuntamiento de Güímar, tras reunirse ayer tarde con los 23 trabajadores de la piscina municipal de Tasagaya, garantizó la continuidad del servicio, que solo se interrumpirá por el tiempo estrictamente necesario que establezcan los servicios jurídicos en orden a la intervención y asunción por el Ayuntamiento de la gestión de la instalación. Será así después del anuncio de la empresa concesionaria Cedaga, de cerrar la piscina desde anoche por carecer, según indicó el director, de “licencia de apertura” y, por ello, no poder renovar el seguro de responsabilidad civil necesario.

Ante las alegaciones de Cedaga, la secretaria municipal, Marisa Santos, recuerda que conforme establece el artículo 166.4 del T.R. 1/2000, las Administraciones Públicas no requieren de licencia, siendo en este caso concreto el acto aprobatorio de la concesión del servicio el equivalente a la licencia de apertura.
En lo referente a la póliza de seguros, tanto Sixto Alfonso como Pedro Pérez, concejales de Servicios Municipales y Deportes, respectivamente, manifestaron su extrañeza, “pues si ya tenía póliza de seguros desde el primer momento que empezaron con la actividad -hace casi tres años- y ahora, al vencimiento del plazo de aquélla, no la pueden renovar, deberán haber otras circunstancias que desconocemos”.

Ni la Oficina Técnica Municipal ni un ingeniero industrial observaron ayer en la piscina municipal ninguna deficiencia que haga tomar medidas de cierre de esta instalación, que utilizan unos 1.200 usuarios.

Para los concejales, en el fondo de todo esto subyace el problema de Cedaga, que no puede hacer frente a lo que se comprometió en su oferta económica y que sirvió de base para su adjudicación por 20 años, con una oferta de casi cuatro millones de euros, que no puede afrontar. “Ante la gravedad de no poder cumplir con ese compromiso económico, se buscan excusas para tergiversar la realidad y presionar a este grupo de gobierno, para que se les exima del cumplimiento de dicha obligación económica”.