X
economía>

Borrego: “Temblamos cada vez que tocan el timbre en la vivienda”

   

MARÍA FRESNO | Santa Cruz de Tenerife

Doris Borrego, presidenta de la plataforma. | FRAN PALLERO

Doris Borrego, presidenta de la plataforma. | FRAN PALLERO

El próximo mes de mayo, la plataforma por la regulación del alquiler vacacional en Canarias tendrá una reunión “importante” con el presidente del Gobierno, Paulino Rivero, para fijar posiciones entorno a esta nueva modalidad que, aunque muy consolidada internacionalmente, aún se encuentra en una especie de limbo legal que las coloca en una compleja situación de alegalidad. “Esto marcha y, más tarde o más temprano, el Gobierno se dará cuenta de que hay que hacer lo que han hechos otras comunidades autónomas, como Cataluña y Andalucía”, declaró a este periódico Doris Borrego, presidenta de la plataforma.

“Es inexplicable que la entrada en vigor del decreto 140/2010 de ordenación de turismo dejara fuera este tipo de viviendas, dejando al margen de la ley a más de 53.000 familias que vivimos con el miedo constante de ser multadas. Temblamos cada vez que suena el timbre porque las sanciones pueden oscilar entre los 18.000 a los 60.000 y no por carecer de licencia, sino por no tener hojas de reclamaciones o libro de inspecciones que, a su vez, no tenemos porque el Cabildo no nos lo da al no estar regulada esta modalidad”.

Borrego no entiende por qué se insiste que el alquiler vacacional es “competencia desleal” del resto de apartamentos turísticos. “Pagamos nuestros impuestos y no nos oponemos a regularizarnos, todo lo contrario, lo pedimos”. Para Borrego, esta modalidad ya muy arraigada en otras localidades y ciudades europeas, puede mover el stock de viviendas que, de otro modo, no saldrían al mercado.

Desde la plataforma también se denuncia que la no regulación está provocando una “huida al extranjero” de los intermediadores que operaban en Canarias y que ahora siguen operando desde fuera. “Tanto es así que tenemos constancia”, aseguró Borrego, “de que el Gobierno británico se frota las manos abriendo en Londres una oficina liquidadora para que los propietarios ingleses con viviendas en España liquiden sus impuestos sobre los beneficios obtenidos. Un tremendo desaguisado que cae sobre la maltrecha economía canaria”. En este juego, prosigue Doris Borrego, “también entran supuestamente los bancos que no saben cómo vender todas las propiedades de las que disponen”. En este sentido, reveló que “presuntamente hay bancos que están ofertando, a través de inmobiliarias, estas viviendas en el extranjero a precio de saldo”.

Borrego indicó que, en Barcelona, ciudad turística en la que este producto está regulado desde noviembre de 2010, “han aumentado tanto los precios de alquiler como de venta en un 18% en 2013”. Además, tanto en Andalucía como en Madrid, “donde el lobby hotelero se oponía totalmente a una regulación”, se ha optado también por proteger los intereses del ciudadano. “Ambos Gobiernos han dado un paso al frente y han entendido que no se le pueden poner puertas al campo ni permitir más escapes de impuestos al extranjero. Desde la plataforma invitamos al Ejecutivo canario a que tome ejemplo”.

Otro de los aspectos que beneficia esta actividad, según la plataforma, es que, en caso de regulación, “no consume suelo, ya que todas las viviendas ya están edificadas. Tan solo encauzaría la riqueza que proviene de este pequeño sector del turismo directamente al propietario canario”. En opinión de Borrego, este producto es, muchas veces, “un medio de vida” de muchas familias, sobre todo en zonas como la Isla Baja.

Esta modalidad no solo genera unos 1.000 millones de euros al año, sino que, según la consultora turística Magma, tan solo en 2010 registró directa e indirectamente el 34,2% del total del empleo turístico y el impacto económico en el PIB turístico alcanzó el 33,10%. De hecho”, prosiguió, “la proliferación ha sido tan grande que hay una vivienda de alquiler vacacional por cada 40,14 habitantes”.

En estos días, CC llevará una iniciativa sobre este asunto al Parlamento, aunque Borrego deja bien claro que “la plataforma es totalmente apolítica”.