X
güímar >

El Cabildo media para un acuerdo entre empresarios del polígono y consistorios

   
Raquel Malo Serisa

Raquel Malo Serisa, presidenta de la Asociación de Propietarios y Empresarios del Polígono de Güímar. | DA

DIARIO DE AVISOS | Güímar

El presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso, se ha comprometido con los empresarios del Polígono Industrial de Güímar a ponerse en contacto con los ayuntamientos de Candelaria y Arafo para desbloquear el conflicto que sostienen con las más de 220 empresas instaladas en esta zona por el mantenimiento de esta infraestructura. Mientras la corporación de Güímar está dispuesta a llegar a un acuerdo con los empresarios para negociar los 800.000 euros que cuesta el mantenimiento de este espacio público, las otras dos corporaciones han rechazado las propuestas que formulan las empresas del Polígono para llegar a un consenso.

Ante esta situación, la Cámara de Comercio solicitaba hace dos semanas una reunión de trabajo con el presidente del Cabildo y los alcaldes de Güímar, Candelaria y Arafo con el objetivo de abrir nuevos cauces de diálogo que permitan buscar una solución a la viabilidad de la urbanización industrial más importante de la Isla.

Así, Carlos Alonso se reunía, el pasado miércoles, con miembros de la junta directiva de la Asociación de Propietarios y Empresarios del Polígono, encabezada por su presidenta Raquel Malo Serisa, el director General de la Cámara de Comercio, Vicente Dorta Antequera, y los tenientes de alcalde del Ayuntamiento de Güímar, Javier Mederos y Sixto Alfonso. Los consistorios de Arafo y Candelaria no acudieron a esta convocatoria.

El conflicto con los ayuntamientos de Arafo y Candelaria parte del desacuerdo en el modelo de financiación de los gastos de mantenimiento que genera este polígono. Sin embargo, la corporación municipal de Güímar es sensible a las demandas de los empresarios, mientras las otras dos entidades locales pretenden que “después de haber estado más de 40 años pagando impuestos sin ningún tipo de contraprestación”, sean ahora los empresarios lo que corran exclusivamente con “los gastos de mantenimiento de un polígono abierto y público”, según explicó Malo.

La presidenta de la asociación dijo que “los empresarios del polígono están dispuestos a llegar hasta dónde haga ante las injustas pretensiones de Arafo y Candelaria, incluso a movilizar en la calle a sus más de 2.500 trabajadores”.