X
política>

“Canarias será clave cuando EE.UU. intervenga en África”

   

TINERFE FUMERO | Santa Cruz de Tenerife
Fotos: FRAN PALLERO

Viene a la Isla como candidato de Izquierda Unida pero los temas judiciales e internacionales centran esta entrevista. Once años después de la muerte de su hermano José, Javier Couso (Ferrol, 1964) es un reconocido especialista en Derecho Internacional y asuntos jurídico-militares que hasta da conferencias de Cruz Roja para militares de la OTAN.

-¿Entiende el intento de suprimir la justicia universal como una decisión más política que jurídica?
“Considero que es parte de una reforma ideológica que lleva a cabo el ministro Ruiz Gallardón, no sólo por la ley que pretende suprimir la Justicia universal sino también, por citar otro ejemplo, su ley contra la mujer, que es una norma muy cercana al confesionalismo, cuando nuestra Constitución prohíbe esas prácticas. Esos criterios que tratan de esa manera a la mujer son propios de una determinada religión, como si se trataran de menores de edad y un claro movimiento regresivo”.

-En caso de entrar en vigor, ¿qué efectos tendrá la nueva ley sobre interrupción del embarazo?
“Al prohibir el aborto, muchas mujeres morirán al intentar practicarlo de forma clandestina, mientras que las que cuentan con medios para ello irán a otro país. En todo caso, es parte de esa reforma ideológica de la que le hablo, y en la que también se puede incluir la llamada ley mordaza, entre otras”.

-Cita a Gallardón, pero firma todo el Gobierno de Mariano Rajoy.
“Es verdad. Incluso la ley del Consejo General del Poder Judicial está impulsada por el grupo parlamentario popular en el Congreso. Lo han hecho de esa manera para que fuera más rápido, porque si la impulsa el Gobierno tendrían que haber esperado a los preceptivos informes del Consejo de Estado y del propio Consejo General del Poder Judicial. Sin embargo, al hacerlo desde el grupo se los han saltado. Es una chapuza terrible, marcada por las prisas. Por un lado amplía todos los delitos, lo que en sí es una buena noticia, pero luego la hace inaplicable al considerar que el victimario tenga que ser español o extranjero residente en España”.

Javier Couso Permuy. | F. P.

Javier Couso Permuy. | F. P.

-¿Han pesado las denuncias por torturas durante el franquismo?
“Todo viene relacionado. Es el mismo paquete. En España sabemos mucho de impunidad, ya que somos el segundo país del mundo tras Camboya en número de desaparecidos. Así que por un lado están las denuncias en Argentina, pero también las presiones de Estados Unidos como se comprobó en los papeles de Wikileaks. El 80% tratan sobre la muerte de mi hermano”.

-El caso Couso ya es historia en Interpol pero por lo negativo.
“Así es. Desde 1923, la orden de búsqueda y captura contra los responsables de la muerte de mi hermano es la única que se ha dejado de cumplir. Es la mano larga de Estados Unidos, ya que fue un exdirector del Tesoro de dicho país es el que cambió la norma”.

-¿Vive EE.UU. uno de los períodos de mayor involución en cuanto a derechos civiles?
“Absolutamente. Ahí está el flamante Nobel de la Paz que mantiene un campo de concentración en Guantánamo y que firma semanalmente órdenes de ejecución extrajudiciales que ejecutan aviones no tripulados”.

-¿Qué le parece el hecho de que Canarias cuente como puente militar hacia África?
“Canarias es fundamental, como lo es la Península. España es hoy la punta de lanza de los misiles que amenazan a Rusia junto a Polonia y Chequia. Morón acaba de subir de rango porque desde allí actuará la fuerza rápida en el Sahel. Y Canarias tiene una función importantísima, es clave, en la intervención de África por parte de EE.UU. Pero no por el terrorismo, sino por el despliegue económico de China. Esa es la batalla que tiene EE.UU. con África”.

“En todo caso habríamos recurrido a Estrasburgo”
La decisión de presentarse a las elecciones europeas con Izquierda Unida ha provocado que Javier Couso deje de ser la cabeza visible de la plataforma que pide justicia por el fallecimiento de su hermano José a disparos de un tanque estadounidense cuando informaba como cámara de la invasión de Bagdad. Aunque es ahora su hermano David el portavoz de la familia, resulta inevitable preguntar por cómo recibieron la decisión del juez de no cerrar el caso: “Con alivio. El juez Santiago Pedraz se ha caracterizado por defender la Justicia a ultranza y obviar las cuestiones partidistas que conlleva este caso y otros de la justicia universal. Es más, ya hay universidades estadounidenses que estudian este auto de Pedraz porque es magistral y deja claro algo que, no sé por qué, los juristas del Partido Popular desconocen: No se puede derogar un tratado internacional por medio de una norma interna. Además, hay varios protocolos de actuación que la Constitución prevé, como es la denuncia del tratado que en este caso sería la Convención de Ginebra. El juez también hace uso de su facultad jurisdiccional porque entiende que el Gobierno se está inmiscuyendo en el poder judicial, para lo cual debería informar al poder legislativo antes. En todo caso, habríamos recurrido a Estrasburgo”.