X
economía >

Comercio pone en marcha una estrategia destinada al turista ruso

   

La campaña se intensificará en todas las zonas comerciales abiertas de Canarias, sobre todo en la Isla. / s.m.

MARÍA FRESNO | Santa Cruz de Tenerife

Canarias se ha empeñado en consolidarse como un destino imprescindible para los rusos. Además de las campañas de promoción que se realizan desde Turismo, la Dirección General de Comercio del Gobierno de Canarias también ha decidido participar, y para ello pondrá en marcha un paquete de medidas encaminadas a incentivar el gasto de este turista, que se deja en las Islas cerca de 1.900 euros.

Esta estrategia incluye tres frentes: un curso básico de ruso para comerciantes, la promoción de las zonas comerciales abiertas y la devolución del IGIC. El director general de Comercio, Gustavo Matos, explicó que la iniciativa surge porque el sector se encuentra liderando las estadísticas a nivel nacional. “Las ventas crecen en las Islas y buena parte de este comportamiento es porque el turismo ayuda”, declaró.

En este marco, es el ruso el mercado que más gasta. “Se trata de un visitante potente que ayuda a paliar, en cierta medida, la baja demanda interna del consumidor local”. “El año pasado
-prosiguió-, vinieron, según cifras oficiales, unos 200.000 rusos, un cliente con una alta capacidad de gasto”, matizó.

Precisamente, el hecho de que el turista ruso sea uno de los que más gasta en Canarias, no solo en la estancia, también en compras, es lo que ha llevado a la Dirección General de Comercio a diseñar una estrategia para consolidar este mercado. La primera de ellas, según explicó Matos, tiene que ver con la reciente campaña iniciada en colaboración con la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife para devolver el IGIC a los turistas no residentes en la Unión Europea tras las compras. Esto es algo que ya hacían las grandes superficies, pero que los pequeños comercios aún no habían iniciado. “Esta medida”, explicó Matos, “hace que las compras sean mucho más cómodas y atractivas para este turista”. En segundo lugar, Comercio ha diseñado otra campaña de promoción de las zonas comerciales abiertas. “Se trata de explicarle a este visitante que, además de las grandes superficies, también están las zonas comerciales abiertas. Para ello, en los hoteles se les entregará unos folletos explicativos en su idioma, donde se les explicará la ruta y los comercios ubicados en estas zonas”.

Y en tercer y último lugar se pondrá en marcha, en colaboración con las asociaciones de comercio, un curso básico de ruso para los comerciantes. “Este turista, por lo general, no habla un segundo idioma, por lo que les resulta muy cómodo que el comerciante le atienda en su idioma, al menos para defenderse”. La campaña comenzará en breve y trata de consolidar la estancia del turista ruso.

Un visitante exigente, que apenas sabe un segundo idioma, y que busca calidad

Tenerife recibe al 97% del turismo ruso. Una cifra que, sin duda, obliga a colocar este mercado entre los más importantes de Canarias. Aun así, ocupa el cuarto puesto tras Reino Unido, Alemania y España, pero va subiendo escalones, ya que se trata del mercado más rentable. El perfil del viajero ruso que viene a las Islas, tanto el de clase alta como el de clase media, indica que se trata de un turista muy exigente, apenas sabe un segundo idioma y busca la calidad; por ello no le importa pagar un poco más, siempre que tenga garantías de la calidad del servicio. No permanece en el hotel, sino que sale en busca de excursiones, naturaleza, cultura o gastronomía, pero sobre todo compra. En este punto, el director general de comercio, Gustavo Matos, aseguró que la devaluación del rublo (la moneda rusa) ha influido, pero que, aun así, este visitante sigue siendo el que más gasta.

El sector de la joyería es uno de los más beneficiados por este tipo de turista, por ello, también desde Comercio ya se ha puesto en marcha una campaña para informar a los consumidores sobre las garantías que deben exigir en la compra de joyas y metales preciosos. Paralelamente, se realizarán inspecciones para evitar el fraude y controlar la comercialización.