X
CD TENERIFE > EL RIVAL

Del cielo al infierno

   
Los vascos lograron ser campeones de Segunda B tras derrotar al CD Tenerife en la eliminatoria final. / S. MÉNDEZ

Los vascos lograron ser campeones de Segunda B tras derrotar al CD Tenerife en la eliminatoria final. / S. MÉNDEZ

JOSÉ ANTONIO FELIPE | Santa Cruz de Tenerife

Con 34 puntos en su haber, el Deportivo Alavés lucha en la competida clasificación de Segunda División por no volver al infierno de la Segunda B. En solo unos meses, los vitorianos han visto como su realidad daba un giro radical, pasando de ser un equipo sumamente fiable, sobre todo en Mendizorroza, a tener que luchar contra los equipos más bajos de la tabla.
Si el CD Tenerife es un ejemplo de equipo que sabe adaptarse a una nueva categoría, el Deportivo Alavés parece, hasta el momento, todo lo contrario.
La plantilla

A diferencia de lo que hicieron los chicharreros, el Deportivo Alavés no mantuvo el bloque que lo había llevado al ascenso. Muchos dijeron que era un buen plantel para Segunda B, pero no así para una categoría más exigente como la Segunda División.

De este modo, aunque parezca sorprendente, 18 integrantes de la actual plantilla albiazul no pertenecían a la misma la pasada campaña.
Por ejemplo, de la defensa titular del curso pasado, solo dos jugadores siguen en el club, lo mismo habría que decir de una portería que la campaña 2012/13 ocupaba Iván Crespo y ahora Goitia. En el centro del campo la situación es similar, que solo cambia con la punta de ataque.
Borja Viguera ya fue el jugador más peligroso del Alavés la campaña pasada y este curso todo sigue igual. El logroñés anotó la pasada temporada 13 goles, cifra que ya ha batido en el actual, con 19, lo que ha provocado su revalorización.

De los 43 goles que ha conseguido el Alavés, 19 son de Viguera, que consigue casi el 40% de los tantos de su equipo.

El entrenador

Natxo González fue uno de los entrenadores de moda la pasada campaña. Con un plantel que no parecía muy superior técnicamente al de otros aspirantes al ascenso en el grupo 2 de Segunda B, logró que los vitorianos perdieran solo seis encuentros en toda la campaña.

Ya en Segunda División González continuó, pero solo hasta que los resultaron decidieron por él. Tras 14 jornadas disputadas, los vascos solo habían conseguido 16 puntos, lo que conllevó la salida de González y el fichaje de un viejo conocido de la afición del Club Deportivo Tenerife: Juan Carlos Mandiá.

El lucense tampoco tuvo demasiada suerte. A pesar de tener un inicio alentador, el Alavés solo pudo conseguir 17 puntos con Mandiá al mando, lo que provocó un tercer cambio. Alberto López, exjugador de la Real Sociedad, fue su sustituto, pero las cosas no parecen haber cambiado demasiado, pues López solo ha conseguido ganar un punto, lo que deja al Alavés, a pesar de lo competida que es esta temporada la Segunda División, en la penúltima posición, justo donde lo había dejado Natxo González hace 16 jornadas.

Sin su solidez defensiva

Los albiazules se caracterizaron el curso pasado por su capacidad defensiva. Es cierto que hacían pocos goles (57) pero encajaban aún menos (22). En lo que llevamos de temporada, con aún 10 jornadas por celebrarse, el Alavés ha encajado ya 46 tantos, más del doble que toda la temporada pasada. Además, solo ha logrado ganar 4 partidos en Mendizorroza, campo en el que el año pasado solo perdió tres duelos.