X
el rosario>

“El verdadero tesoro es la historia”

   
Los profesores y alumnos de Arquitectura Técnica posan delante del inmueble que habitó Amaro Pargo. | DA

Los profesores y alumnos de Arquitectura Técnica posan delante del inmueble que habitó Amaro Pargo. | DA

VICENTE PÉREZ | Santa Cruz de Tenerife

No cabe ya duda alguna: en la casa de Amaro Pargo no hay ningún tesoro escondido. Pero quienes, llevados por una infundada leyenda, lo han buscado allí en los últimos treinta años han dejado en la ruina, casi en el suelo, lo que era una magnífica hacienda, con la categoría de Bien de Interés Cultural (BIC), vinculada a la familia del famoso corsario (que no pirata) que vivió entre los siglos XVII y XVIII, nacido en San Cristóbal de La Laguna, capitán de navío y comerciante con América.

Situados en El Rosario con magníficas vistas a las medianías y la costa, a la vera del también histórico Camino de la Virgen (vía pedestre entre los términos municipales de La Laguna y Candelaria), los restos del otrora deslumbrante inmueble tienen en estos últimos meses a unos visitantes más respetuosos e infrecuentes: alumnos de la Escuela de Arquitectura Técnica de la Universidad de La Laguna.

Bajo la tutela de los profesores Felipe Monzón y Juan Pedro Darias, cinco jóvenes (Jaime Martín, Pedro Fernández, Ignacio de León, Armiche Álvarez y Nadia Marrero) están elaborando un proyecto fin de grado de Ingeniería de Edificación en el que plantean diversas propuestas para la rehabilitación de este BIC, conocido también como la Casa de los Mesa.

Única habitación de la casa con resto aún de tejado. | DA

Única habitación de la casa con resto aún de tejado. | DA

Opciones
Entre las propuestas que se barajan está la rehabilitación completa de la casona y sus estancias, lo cual entrañaría una gran inversión dada la ruinosa situación en que se encuentra el inmueble; o bien conservarla como ruina y rehabilitar la parte aún en pie y con la estructura del tejado para dedicarlo a museo de los corsarios o sobre el histórico Camino de la Virgen. DIARIO DE AVISOS acompañó a estos estudiantes a la primera de sus visitas a este rincón de Machado, donde, de la mano de Monzón y el geógrafo José Juan Cano, pudieron conocer, avanzando entre muros y tejas troceadas, el magnífico aljibe de piedra (cuyo brocal se conserva en un museo y ahora lo tapa unas tablas inseguras), el granero y los corrales, lo que queda de la que fue una vivienda de dos plantas (hoy reducida a una pared derruida), cocina con alacena empotrada y el comedor.

En el amplio patio rodeado de historia derruida, lleno de tuneras y de hierba, los estudiantes hicieron un levantamiento topográfico de la casa, examinando sus patologías, de la que aún queda una cubierta sana. Monzón asegura que la Escuela de Arquitectura Técnica está dispuesta a ceder gratuitamente a las instituciones públicas el proyecto resultante, para cuya elaboración han colaborado facilitando información el Ayuntamiento de El Rosario a través de la Oficina Técnica, y las concejalías de Patrimonio, Medio Ambiente, Cultura y Obras.

Los estudiantes han hecho un levantamiento topográfico de la casa. | DA

Los estudiantes han hecho un levantamiento topográfico de la casa. | DA

Una oportunidad
La realidad es que, históricamente, ni el gobierno municipal ni el insular han demostrado eficacia y diligencia alguna para salvar este inmueble declarado BIC, aún en manos privadas, pues a la vista está el calamitoso abandono en que lo encontró este diario, por lo que este ofrecimiento de la ULL se presenta como una postrera oportunidad institucional de hacer las paces con el pasado. “El verdadero tesoro es la historia que encierran estas paredes, no el que, sin existir, ha provocado que las destruyan”, asegura el profesor de la ULL, Felipe Monzón.