X
luces y sombras > Pedro Murillo

Engaños – Por Pedro Murillo

   

Ahora que vienen uno días de descanso, les recomiendo la lectura de la última novela del escritor mexicano, Jorge Volpi. Se titula Memorial del engaño y viene a sumarse a la ingente bibliografía que ha intentado explicar el crack de 2008 y la crisis posterior. La tesis de Volpi se estructura a través de una suerte de telesas inquietantes que transcienden el mero juego literario, planteando preguntas a un espejo en donde la realidad se distorsiona al ritmo frenético de la Bolsa. Lo que resulta verdaderamente inquietante en la novela de Volpi es su carga de veracidad. Profundiza en las causas del estallido de la burbuja inmobiliaria y de las hipotecas basura apuntando, certeramente a la desoladora consecuencia de una crisis de la que nos han culpabilizado. Los ciudadanos fuimos los engañados y no los culpables de una gran fiesta de lobos de Wall Street que ha inmortalizado Martin Scorsese en su frenética película. Volpi retrata la vida de aquellos creadores de sombras que fueron los arquitectos de una gran tormenta de la que han salido indemnes.

Esa circunstancia que debería hacer romper las costuras de la sociedad no ha supuesto mas que una tímida reacción ciudadana. El hecho de que vivamos en una de las mayores debacles económicas, que los suicidios como alternativa desesperada a los desahucios se haya convertido en una práctica habitual, que nuestra pobreza repercuta en la merma de la salud por lo que la esperanza de vida de nuestros hijos se verá, también recortada, que la soledad se imponga como un parásito (más de cuatro millones de personas viven solas en este país), no han sido razones suficientes para romper este algoritmo de locura. Y mientras, como bien refleja Volpi, los auténticos responsables de nuestra herida, no solo los han sido rescatados con nuestro sufrimiento sino que son mas ricos que antes. Lo que algunos se han apresurado a calificar de ajuste del sistema, resulta una trágica opereta que el escritor mexicano ha logrado plasmar con una maestría espléndida. Es parte de una historia que permanece por escribir y que tendrá en la crisis de 2008 un filón de estudio sociológico. Se realizarán tesis doctorales, novelas y sinfonías acerca de este camino tortuoso y de voces huecas. Mientras,habrá que seguir contabilizando las bajas de un ejército de ciudadanos diezmados en un campo de batalla no deseado en donde no hay trinchera ni refugio. Nos levantaremos sin galones cuando pase de una vez está maldita batalla y lo que más indigna es que ellos, los arquitectos de esta ingente locura seguirán, como diría el gran Charly García, haciendo promesas sobre el bidé y lo peor es que volveremos a creerles.